Esteatosis hepática
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Popularmente conocida como hígado graso, la esteatosis hepática, relacionada con el consumo de alcohol, consiste en una acumulación de triglicéridos en el hígado. Con el debido tratamiento se puede revertir.

Síntomas de hígado graso

Los pacientes con esteatosis hepática suelen presentar una serie de síntomas inespecíficos como:

  • Dolor abdominal.
  • Vómitos.
  • Pérdida de apetito.
  • Diarrea.
  • Pérdida de peso.
  • Somnolencia.
  • Astenia.

Sin embargo, hasta en un 30% de los casos, el paciente se encuentra totalmente asintomático. En estos casos, la esteatosis hepática se descubre gracias a algún análisis casual solicitado por el médico de cabecera, o por cualquier otra consulta. En los casos en los que la causa sea el alcoholismo, el enfermo despide un intenso olor a etanol y puede presentar rojez facial y ocular, excitación, temblor o, incluso, una intoxicación etílica evidente.

En pacientes más graves pueden observarse dolores intensos en la zona superior del abdomen y desarrollar incluso una insuficiencia hepática aguda. Si la enfermedad evoluciona en el tiempo, sin tratamiento, puede acabar apareciendo carcinoma hepatocelular, cirrosis y hepatitis fulminante.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 20/08/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

99% se han reducido los casos de polio en los últimos 25 años

Las campañas de vacunación han permitido que el 80% de la población mundial viva ya en zonas donde se ha erradicado la poliomielitis, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD