Salud al día
Fístula anal
Esta lesión sólo se puede eliminar con cirugía. Lo mejor para prevenir la aparición de una fístula anal es tener una buena higiene de la zona anal, llevar una dieta equilibrada que facilite el tránsito intestinal, y evitar el sedentarismo.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga

Prevención de las fístulas anales

La prevención de las fístulas anales implica la prevención de todos aquellos factores que pueden desencadenarlas:

  • Fisuras. En los adultos es común que se hagan fisuras a causa del estreñimiento o diarreas prolongadas. Es importante llevar una dieta equilibrada, rica en fibra, que asegure un adecuado tránsito intestinal, y evitar alimentos que puedan causar irritación.
  • En los bebés también es común la aparición de fisuras y abscesos perianales. Para prevenirlos es recomendable cambiar a menudo los pañales y limpiar adecuadamente.

Además deben tenerse en cuenta medidas habituales como:

  • Limpiar tras la defecación con materiales suaves o agua.
  • Evitar el sedentarismo; la actividad física fortalece el sistema inmune.
  • Emplear medidas profilácticas a la hora de mantener relaciones sexuales.

Además de estas medidas básicas, se puede probar con algunas prácticas homeopáticas, no como tratamiento, pero sí como prevención o como una forma de adquirir hábitos más saludables, con el fin de evitar la reaparición de lesiones ya tratadas. En lo referente a la alimentación existen por ejemplo ciertos alimentos a los que se les atribuyen propiedades antiinflamatorias (jengibre, cúrcuma, vegetales y frutas), los productos refinados como el azúcar, los fritos y otros alimentos procesados tienen el efecto contrario, por tanto, puede ser beneficioso reducir su consumo.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Ramón Germà Lluch

Dr. José Ramón Germà Lluch, experto en oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'.

Dr. José Ramón Germà Lluch

Director científico en el Instituto Catalán de Oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'
“El estrés produce alteraciones en algunos neurotransmisores que incluso pueden reducir la inmunidad del paciente. Esto no significa que el estrés sea capaz de inducir el cáncer, pero probablemente un cáncer incipiente se pueda manifestar antes en situaciones de baja inmunidad y de mayor estrés”

Salud en cifras

12,6%
aumentará la prevalencia del cáncer en 2020
Fuente: 'Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)'