PUBLICIDAD

Salud al día
Hernia de hiato
Se estima que hasta un 20% de la población puede sufrir hernia de hiato. Aunque la gran mayoría no experimentará síntomas, el resto pueden notar ardor, dolor de pecho, o dificultad para tragar. Lo mejor es aprender a prevenirla.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas de la hernia de hiato

El diafragma se puede encontrar debilitado por un gran número de condiciones, patologías o circunstancias. A los factores genéticos ya comentados, se pueden añadir las siguientes causas de la hernia de hiato:

  • Envejecimiento: A medida que envejecemos, el músculo diafragmático puede volverse algo más débil, posibilitando la protusión del estómago. Esto explica su alta incidencia a medida que se envejece, por la pérdida de tono de los ligamentos que rodean el hiato esofágico y la debilidad de la musculatura diafragmática.
  • Tos crónica: debido al esfuerzo constante que supone la acción de toser para la cavidad torácica (no olvidemos que el diafragma está muy relacionado con los pulmones).
  • Estreñimiento: las personas propensas a sufrir estreñimiento realizan esfuerzos continuos a la hora de defecar, y esta presión en la cavidad abdominal puede repercutir en el deslizamiento de la parte superior del estómago.
  • Obesidad: un aumento del volumen abdominal puede producir presión sobre los órganos del abdomen, el estómago entre ellos, y forzar el paso a través del hiato. En general, cualquier circunstancia que aumente de manera crónica y repetida la presión intraabdominal puede generar una hernia de hiato. Sucede también en circunstancias como el embarazo.
  • Levantar objetos muy pesados.
  • Estrés.
  • Tabaquismo: el consumo de tabaco parece estar asociado a la aparición de la hernia de hiato. Tanto el tabaco como el alcohol, además pueden favorecer los síntomas de reflujo asociados a la hernia por la acción que realizan sobre el esfínter esofágico, relajándolo de manera anómala.
  • Cirugías: las operaciones de estómago y algunas de esófago pueden dañar el diafragma y contribuir a debilitar o ampliar la zona hiatal. Este hecho está más relacionado con las hernias paraesofágicas. 

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD