PUBLICIDAD

Salud al día
Herpes
Tras una primera infección, el virus herpes permanece de forma inactiva en el cuerpo humano y se reactiva en ciertas situaciones, como otras infecciones, menstruación, estrés, cambios de temperatura…
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas del herpes

Los síntomas que se producen en un herpes son muy variables, desde cuadros muy leves y poco sintomáticos, hasta formas graves o incluso mortales. La lesión principal se presenta en forma de vesículas de pared muy fina, en una base rojiza y algo inflamada. Desde que se produce la infección hasta que aparecen las vesículas pueden transcurrir unos seis días.

Gingivostomatitis

Suele comenzar con fiebre, malestar general y dolor alrededor de la boca. Las vesículas herpéticas se pueden ver en el paladar, encías, labios o lengua. Si evolucionan pueden aparecer llagas abiertas. Además, se produce dolor al tragar, que puede derivar en deshidratación. Se acompaña también de una inflamación de los ganglios linfáticos (adenopatías) situados debajo de la mandíbula. Tras 7-10 días, las lesiones curan sin dejar secuelas.

Infecciones de la piel

Es más común en niños y en adultos jóvenes. Los profesionales en contacto con secreciones como enfermeras, dentistas y médicos, constituyen una población de riesgo. Tras uno o dos días con una sensación de quemazón en las zonas infectadas, aparecen las vesículas, que suelen ser molestas y permanecen hasta dos semanas. En ocasiones se acompaña de fiebre.

Infecciones del ojo

Aparece por primera vez en niños en forma de conjuntivitis, con edema de párpados y vesículas. Se acompaña, además, de una adenopatía en la región anterior de la oreja. Es muy común también la afectación de la córnea (parte más externa del ojo).

Herpes genital

El herpes genital ocurre con mucha más frecuencia en la mujer; en ellas se afecta el cuello del útero. La infección normalmente es asintomática. Los episodios de repetición pueden ocasionar fusión de los labios vulvares y estrechamiento de la uretra. En el hombre, se observan vesículas en prepucio, glande, y pueden llegar incluso al escroto. Se acompaña de estreñimiento y retención urinaria. En homosexuales, esta es la segunda infección más frecuente. Las lesiones en ano y recto pueden aparecer en ambos sexos. Suelen acompañarse también de inflamación de los ganglios linfáticos inguinales. Las lesiones genitales suelen curar espontáneamente al cabo de 7-10 días.

Infección del sistema nervioso

La meningitis causada por el virus herpes afecta especialmente a adultos jóvenes; se trata de un cuadro benigno. También se puede producir encefalitis, en este caso se trata de una forma más grave que puede llegar incluso a la muerte. Suele comenzar de forma súbita con dolor de cabeza, vómitos, fiebre y dolores musculares, junto con afectación del nivel de conciencia como somnolencia excesiva o coma, que pueden llegar a necesitar el ingreso en el hospital.

Infección en el neonato

Normalmente, el responsable es el virus herpes tipo 2, que se suele transmitir durante el parto, a partir de las vesículas presentes en el cuello uterino materno. En el feto, la infección va a ocasionar meningoencefalitis, trastornos de la deglución, lesiones oculares y pulmonares. El pronóstico es grave, y es causa de muerte en el 20% de los casos. La transmisión del virus también se puede producir a través de la placenta, durante el periodo de gestación. En este caso, va a ocasionar retraso mental (debido al nacimiento de fetos con la cabeza muy pequeña) o lesiones de la retina.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD