Hipoglucemia
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, bióloga
La hipoglucemia es una bajada del nivel de azúcar en la sangre que se manifiesta con síntomas como malestar general, mareo, temblor, sudor frío… Puede ocurrirle a cualquiera, pero es bastante más común en personas diabéticas.

Tratamiento de la hipoglucemia

El método más rápido para incrementar los niveles de azúcar una vez se ha producido su bajada es consumir algún alimento azucarado, a ser posible acompañado por algún otro alimento con un cierto contenido graso y proteico.

Otra posibilidad es disponer de tabletas de glucosa. Estas pastillas se absorben a gran velocidad y suponen un incremento del nivel de glucosa en sangre de 5mg/dl por cada gramo ingerido.

Es muy importante tener en cuenta que estas acciones están destinadas a eliminar el proceso hipoglucémico, no sus síntomas (al menos no directamente). Por ello no debemos esperar una desaparición inmediata del malestar, que puede tardar varios minutos en desaparecer. Del mismo modo, hay que tener especial cuidado con no producir una hiperglucemia (nivel anormalmente elevado de glucosa en la sangre), es decir, que es necesario conocer la dosis adecuada antes de administrarla (para ello previamente se habrá realizado una medida del nivel de glucemia con un medidor específico).

En los casos más graves el tratamiento consistirá en la aplicación de inyecciones de glucosa o glucagón (hormona producida por el páncreas y cuya función es el control de los niveles de glucemia).

 

Temas en este artículo

Actualizado: 26/01/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

99% se han reducido los casos de polio en los últimos 25 años

Las campañas de vacunación han permitido que el 80% de la población mundial viva ya en zonas donde se ha erradicado la poliomielitis, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD