PUBLICIDAD

Salud al día
Infarto de miocardio
La detección precoz y una asistencia sanitaria lo más rápida posible determinan la evolución del paciente afectado por un infanto de miocardio, que dependerá de la cantidad de tejido cardiaco que haya resultado lesionada.
Escrito por María Alba Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Síntomas de un infarto de miocardio

Existen diversos signos y síntomas que nos van a indicar que estamos sufriendo un infarto de miocardio. Es importante conocer qué se siente y cuándo para poder identificar esta situación y acudir con urgencia a un centro médico o solicitar ayuda.

Manifestaciones más frecuentes

La manifestación principal del ataque cardiaco es el dolor torácico, cuyas características es importante que se conozcan para detectarlo rápidamente y actuar de manera precoz, en caso de que se presente.

El dolor es muchas veces descrito como una sensación opresiva e intensa que se localiza en el tórax (en el pecho). Los pacientes a veces lo expresan como una coraza que les aprieta el corazón; otras veces lo describen como una sensación de quemazón, o incluso de muerte inminente.

Este dolor no siempre aparece en el tórax; otros lugares donde puede localizarse son: a nivel del estómago (confundiéndose frecuentemente con una indigestión), en los brazos, en la espalda, en la mandíbula o en el cuello.

Muchas veces esta sensación se acompaña de debilidad, sudoración, náuseas o vómitos, y ansiedad.

Inicio del dolor

El inicio del cuadro puede producirse mientras la persona permanece en reposo, o incluso mientras duerme, provocando su despertar. También podría aparecer, aunque es menos frecuente, después de realizar un ejercicio, pero cuando este se interrumpe no desaparece el dolor (a diferencia de la angina de pecho).

Cuadros atípicos

Es importante destacar que una parte de los pacientes sufren el infarto de manera silenciosa; es decir, que no presentan el cuadro anteriormente descrito y el diagnóstico se establece de manera tardía al realizarles pruebas por cualquier otra razón. En otras ocasiones, como ocurre en los ancianos y diabéticos, el dolor que aparece no presenta las características típicas, retrasando muchas veces el diagnóstico de infarto.

En algunas personas, la primera manifestación del infarto es la sensación de falta de aire o ahogo, acompañándose o no de dolor torácico. Hay también un pequeño grupo de pacientes cuyo único síntoma es un desmayo repentino.

Exploración del paciente

La exploración física es muy variable en el infarto de miocardio. Mientras se está produciendo el dolor, es frecuente que el paciente se encuentre pálido, sudoroso y nervioso, intentando aplacar su dolor con cambios de postura frecuentes. El pulso de estos pacientes suele ir más rápido de lo normal.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

María Alba Jiménez

Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y residente de pediatría en el hospital La Paz de Madrid
María Alba Jiménez

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD