Insuficiencia renal crónica
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Para mantener la salud de los riñones y evitar la aparición de insuficiencia renal es importante seguir una dieta equilibrada, beber diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua, reducir el consumo de alcohol, y realizar ejercicio con regularidad.

Prevención de la insuficiencia renal crónica

Es necesario prevenir y tratar todas aquellas afecciones que puedan provocar el daño renal para evitar o retrasar la aparición de una insuficiencia renal crónica. El control de la hipertensión arterial, con la medicación adecuada y unos hábitos de vida sanos (dieta equilibrada y sin sal, ejercicio físico regular y abstención de fumar) es fundamental, tanto para prevenir el desarrollo de patologías renales, como para evitar la progresión del daño renal cuando ya se ha instaurado la enfermedad.

Los diabéticos también deben vigilar sus niveles de azúcar en sangre y su presión arterial, porque la diabetes es la principal causa de fallo renal crónico.

Las personas que padezcan hipertensión arterial o diabetes, o cualquier enfermedad sistémica que pueda perjudicar a los riñones, deben seguir controles médicos periódicos de estas patologías y, además, evaluar regularmente su función renal.

No se deben emplear medicamentos sin consultar previamente con el médico, porque podrían dañar al riñón.

Para mantener en buen estado la salud de los riñones es importante seguir una dieta equilibrada, beber diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua, reducir al mínimo el consumo de alcohol, y realizar ejercicio físico con regularidad.

 
Actualizado: 14/03/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio J. Melero

Experto en inmunoterapia experimental del cancer

“Estamos en una edad de oro en la que la investigación sobre la inmunoterapia del cáncer está dando fruto abundante”

 

10 millones de personas están crónicamente afectadas por Chagas

Cada año se detectan 50.000 nuevos casos en el mundo de enfermedad de Chagas, la causa más frecuente de cardiomiopatía en Latinoamérica, y se estima que 28 millones de personas están en riesgo de infectarse.

Fuente: 'Unidad de Medicina Tropical del Hospital Ramón y Cajal'

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD