PUBLICIDAD

Salud al día
Lupus
Cinco millones de personas en el mundo, cerca de 40.000 españoles, en su gran mayoría mujeres, padecen lupus, una enfermedad autoinmune crónica que tiene graves consecuencias discapacitantes.
Escrito por Silvia Chacón Alves, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Tratamiento del lupus

Actualmente no existen fármacos con capacidad de curar el lupus, de forma que el tratamiento consistirá en reducir las crisis agudas y sus síntomas.

El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente, en función del tipo y la gravedad de las manifestaciones clínicas; por ello, antes de comenzar con el tratamiento, hay que hacer una valoración de los órganos afectados y de la actividad de la enfermedad.

A nivel general debe recomendarse evitar la exposición a la radiación ultravioleta, así como los fármacos y las situaciones que pueden precipitar un nuevo brote, como los anticonceptivos orales, las infecciones, las intervenciones quirúrgicas, etcétera.

Manifestaciones leves del lupus

En el tratamiento de las manifestaciones leves como son la artritis, los dolores articulares y musculares, la fiebre o el cansancio, son útiles los Antiinflamatorios no Esteroideos (AINES). Si estos no resultan eficaces se emplearán corticoides en dosis bajas. Para las manifestaciones cutáneas está indicada la hidroxicloroquina, que también es útil para el cansancio y la artritis. Los corticoides tópicos (aplicados en forma de pomada) son útiles en las lesiones cutáneas.

Manifestaciones graves del lupus

En el caso de alteraciones neurológicas, renales, anemia y otras manifestaciones graves, es necesario el uso de corticoides en dosis altas. En muchas ocasiones es necesario añadir a los corticoides inmunosupresores como la ciclofosfamida o la ciclosporina.

Novedades en el tratamiento del lupus

En los últimos años se han desarrollado con éxito nuevas terapias diseñadas para tratar enfermedades autoinmunes. Son tratamiento dirigidos específicamente contra alguna parte del sistema inmune y que consiguen inhibir su función, lo que conlleva un alivio de los síntomas. Son las llamadas terapias biológicas o terapias dirigidas.

En el caso del lupus, se están usando con éxito diversos medicamentos que inhiben algunas funciones de los linfocitos B, que son los glóbulos blancos responsables en gran medida de los síntomas de la enfermedad. Recientemente se ha aprobado el uso de belimumab en pacientes con un alto grado de actividad del lupus. El belimumab es un anticuerpo que consigue inhibir a los linfocitos B que causan daño al organismo. También se han observado resultados alentadores utilizando rituximab, un anticuerpo diseñado específicamente frente a una proteína de la superficie de los linfocitos B, y que consigue disminuir la actividad de la enfermedad. 

Existen otros tratamientos en investigación como alentuzimab, epratuzimab y otros. Las terapias biológicas se reservan en general a pacientes que han tenido mala respuesta con las terapias habituales o que sólo han obtenido una respuesta parcial. Son en general bien toleradas aunque, al inhibir el sistema inmune, hay que vigilar la posible aparición de infecciones o tumores.

Uno de los problemas que suele conllevar el lupus a los pacientes es la intolerancia a la radiación ultravioleta causada por la exposición al sol, lo que se conoce como fotosensibilidad. Una de las soluciones empleadas en los últimos tiempos para hacer frente a este problema es el uso de luz pulsada o láser vascular que tiene un efecto antiinflamatorio en las lesiones cutáneas causadas por lupus subagudo y lupus tumidus.

Actualizado: 7 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los casos de psoriasis se manifiestan antes de los 20 años de edad
'Fuente: 'Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)''

PUBLICIDAD