PUBLICIDAD

Mascotas
Gato de Bengala
El gato de Bengala es un cruce originario de EE.UU. entre un gato común y un gato leopardo asiático. Es una mascota sociable y cariñosa, y muy adecuada para los niños pese a su puntito salvaje y travieso.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del gato de Bengala

Gato de Bengala comiendo pienso indicado para él

Aunque al gato de Bengala le guste todo tipo de comida, es aconsejable darle de comer un pienso de calidad adaptado a su edad.

El gato de Bengala no necesita un cuidado muy distinto al de cualquier otro gato doméstico: una alimentación variada a base de pienso de alta calidad, agua fresca y mucho cariño. Es un gato muy activo, por lo que no tendremos problemas de obesidad causada por sedentarismo. Lo recomendable es que favorezcamos que disfrute de ejercicio diario y abundantes momentos de juego.

A los gatos de Bengala les gusta todo tipo de comida. Teniendo en cuenta que sus parientes salvajes son carnívoros y se alimentan de pequeñas presas como lagartos, anfibios, aves o insectos, son bastante cuidadosos cuando se trata de comida cocinada por personas. Pero lo más aconsejable es darles de comer alimentos naturales, preferiblemente secos, de alta calidad, y adaptados a su edad.

Higiene del gato de Bengala

En cuanto a la higiene del gato de Bengala, aunque su pelaje es abundante también es corto, por lo que bastará con cepillarlo un par de veces a la semana para mantener el manto brillante y evitar la acumulación de pelo muerto. El cepillado se realiza en dos pasos: primero, a contra pelo; después, en el sentido del pelo.

No será necesario bañarlo a no ser que haya acumulado mucha suciedad como consecuencia de alguna escapada. Suele producir más cerumen en las orejas que el resto de gatos, por lo que sí es recomendable estar al tanto y limpiarlas cuando sea preciso. Existen multitud de productos líquidos destinados a disolver el cerumen del canal auricular; siendo recomendable prescindir de bastoncillos o similares que pudieran ocasionar algún daño al animal.

No debemos olvidarnos de cortar las uñas del felino: hay que evitar unas uñas demasiado largas en el gato de Bengala, tanto para prevenir arañazos o accidentes, como para mantener su salud, ya que pueden limitar sus movimientos y causar lesiones por apoyo defectuoso de sus extremidades.

Y, por último, recordar que es importante revisar de forma periódica la dentadura del gato bengalí, siendo recomendable acostumbrarle desde cachorro al cepillado de los dientes para evitar la acumulación de sarro, algo que podemos hacer varias veces a la semana en aras de la prevención.

No debemos olvidar que hay que acudir al veterinario siempre que sea necesario y tener siempre al  gato al día con sus vacunas. Teniendo todo esto en cuenta, no habrá mucho más de lo que preocuparnos para mantener una buena salud e higiene de nuestro gato de Bengala.

Actualizado: 27 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD