PUBLICIDAD

Mascotas
Gato de Bengala
El gato de Bengala es un cruce originario de EE.UU. entre un gato común y un gato leopardo asiático. Es una mascota sociable y cariñosa, y muy adecuada para los niños pese a su puntito salvaje y travieso.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un gato de Bengala

Una mujer sostiene en brazos a su gato de Bengala

En el caso de querer comprar un gato tan especial y caro como el de Bengala, es importante que tengamos muy en cuenta si el vendedor es un profesional.

Buscar una mascota a través de Internet puede entrañar riesgos, más en el caso de querer comprar un gato tan especial y caro como el de Bengala, por ello es importante que tengamos muy en cuenta si el vendedor es un profesional. Lo ideal es buscar un criadero que nos dé confianza, es decir, que responda todas nuestras dudas, que sea conocedor de los gatos de Bengala y, si puede ser, que haya sido recomendado por otros criadores o por clientes satisfechos.

Debemos saber que los cachorros necesitan un mínimo de 12 semanas junto a su madre antes de ser entregados para que no sufran estrés, se desarrolle su sistema inmunológico, y crezcan de forma adecuada, por lo que es mejor desconfiar de quien quiera acelerar este proceso.

Una vez que hemos contactado con el criador, lo ideal es ir a visitar las instalaciones para observar en qué estado se encuentran los animales y comprobar que cuenta con las condiciones legales e higiénicas para poder desarrollar el negocio. Tanto si acudimos al criadero, como si el animal es enviado a nuestro domicilio, debemos verificar que se encuentra en buen estado de salud, tanto físico como anímico, así como que ha sido debidamente vacunado, desparasitado y, si es mayor de cuatro meses, esterilizado; esto último se hace con la intención de evitar la cría indiscriminada y no devaluar la raza. Si el cachorro es aún muy joven para someterle a la esterilización, el propietario debe comprometerse a esterilizarlo antes de que cumpla los seis meses.

Los expertos recomiendan un chequeo completo a las 72 horas de su llegada a casa, visita en la que, además de comprobar que todo está en orden y que su salud es óptima, podemos aprovechar para ponerle el chip (si aún no lo han hecho en el criadero).

Adaptación del gato de Bengala al hogar

Antes de su llegada al hogar es aconsejable tener todo listo para que se sienta como en casa al llegar: su comida, su comedero y bebedero, algún juguete o rascador, y un cajón de arena para sus necesidades. Los bengalíes son felinos curiosos, activos y de carácter sociable, que disfrutan jugando con quien se preste a ello, por lo que no suelen tener problemas de adaptación, y el proceso acostumbra a ser muy rápido. Sin embargo, hay una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de recibir a nuestro gato de Bengala en casa:

  • Si el bengalí va a convivir con otro gato o con un perro en casa debemos esperar unos días a que se adapte, y a que conozca a su nuevo compañero. Debemos supervisar siempre que todo marcha correctamente para evitar cualquier imprevisto o problema.
  • En el caso de que tengamos varios perros o gatos es importante no poner al Bengala desde el primer día con toda la pandilla, sino hacerlo de forma progresiva y, por supuesto, respetando en todo momento los ritmos de nuestro nuevo amigo. Podemos observar una evolución más lenta que si sólo se tratara de un compañero, o de ninguno, pero se terminan adaptando muy bien. 

Actualizado: 1 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD