PUBLICIDAD

Mascotas
Cobaya
La cobaya es un roedor que se ha acostumbrado perfectamente a vivir como animal de compañía. Su carácter simpático y dócil ha hecho que sea una de las mascotas preferidas en las familias con niños.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Salud y reproducción de la cobaya

Salud y reproducción de la cobaya

Ante cualquier posible problema de salud de tu cobaya conviene llevarla al veterinario para descartar sustos.

Las cobayas no necesitan ser vacunadas, pero se debe tener cuidado de infecciones por parásitos externos, como garrapatas, piojos o sarna. También poseen un parásito natural llamado Demodex caviae, que se encuentra en sus folículos pilosos y le causa problemas únicamente cuando tiene las defensas bajas. Se debe estar atento y, en caso de notar algo extraño en el animal, hay que llevarle al veterinario.

Por otro lado, las enfermedades más comunes de las cobayas son la neumonía, que es causada por corrientes de aire frío, y el escorbuto, que se debe a una carencia de vitamina C.

Reproducción y cría de la cobaya

La reproducción de la cobaya se debe llevar a cabo si ésta tiene más de ocho meses y menos de diez, aunque es madura sexualmente a partir de los dos meses de vida. El celo de la hembra se da cada 16 días, por lo que en ese tiempo deberá vivir en la jaula del macho. La fecundación es más probable en las primeras doce horas del celo, suele tener una gestación de entre 60 y 70 días, y como resultado nacen de dos a cuatro crías. El macho elegido no deberá ser más grande que la hembra, porque de lo contrario las crías serían de un tamaño muy elevado y complicarían el parto.

Después del parto la hembra se encargará por completo de los cuidados de las crías, y al mes llevará a cabo el destete, así que en ese momento deberemos poner el bebedero a una altura a la que puedan acceder los pequeños roedores. Hay que tener en cuenta que tras el parto la hembra entra en celo durante las 24 horas siguientes, por lo que deberemos separar al macho, pues si volviese a quedar preñada podría disminuir su esperanza de vida.

Las crías de cobaya nacen con dientes y pelo, y pueden oír y ver. Son capaces de comer alimento a partir del décimo día de vida, pero deben continuar la lactancia materna para poder desarrollarse por completo. Suelen crecer rápidamente, llegando a pesar en tres meses alrededor de medio kilo, y es normal que sean muy activas y no dejen de jugar y correr.

Actualizado: 7 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD