PUBLICIDAD

Mascotas
Bichón maltés
Si buscas un perro casero, juguetón y dócil, el bichón maltés es perfecto para tu hogar. A pesar de su pequeño tamaño es un gran perro guardián, y no requiere muchos cuidados, salvo cepillar su bonito pelo.
Escrito por Sofía Larrucea, Periodista especializada en salud

Salud y reproducción del bichón maltés

La salud del bichón maltés suele ser buena (recordemos que es una de las razas que presenta mayores tasas de esperanza de vida); sin embargo, como sucede con los seres humanos, su genética como raza le hace vulnerable a padecer ciertas afecciones.

La atrofia de las retinas es una de ellas. Se trata de una patología genética que puede provocar ceguera. Aunque actualmente los profesionales veterinarios pueden retrasar el desarrollo de esta enfermedad con medicación, si esta afección no de detecta a tiempo, tiene un mal pronóstico, pues no tiene cura.

Asimismo, este tipo de perros son proclives a sufrir un crecimiento excesivo de las pestañas algo que, si bien no es peligroso, afecta a la calidad de vida de nuestra mascota. Sin olvidar que el exceso de lágrima, además de provocar las antiestéticas manchas marrones, también puede conllevar a que aparezca el hongo llamado levadura roja, que se desarrolla cuando la zona del lagrimal permanece mucho tiempo húmeda, y puede desencadenar problemas más graves, por lo que se aconseja siempre acudir al veterinario para que recomiende el mejor tratamiento en cada caso.

Reproducción del bichón maltés

Como sucede con la mayoría de las razas, las hembras bichón maltés suelen tener el primer celo entre los seis y los nueve meses de vida, un proceso que repetirán cada seis meses. Si queremos emparejar a nuestra perrita, es importante hacerlo una vez ha pasado el primer celo, siendo ideal esperar al tercero, pues es cuando se considera que ha conseguido la maduración completa y, por tanto, cuando la fecundación es más efectiva. En el caso de los machos, sin embargo, se aconseja que tengan su primera monta cuando hayan cumplido el año de vida.

El celo de las hembras suele durar dos o tres semanas, y la etapa más fértil suele comenzar nueve días después del sangrado, es decir, en la fase de ovulación. A la hora de la monta, es importante que el macho no sea mucho más grande que la hembra, pues esta puede tener problemas en el parto si sus cachorros son muy grandes.

El número de crías que suele tener esta raza varía según el tamaño de la hembra y su edad pues, según los especialistas, su fertilidad aumenta a partir del cuarto celo. Sin embargo, lo normal es que las hembras bichón maltés tengan como mínimo tres cachorros, y como máximo ocho. 

Actualizado: 6 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD