PUBLICIDAD

Mascotas
Conejo Dutch
El conejo Dutch o conejo enano holandés se caracteriza por la franja blanca que divide su cuerpo en dos. Es dócil, cariñoso y tiene un tamaño ideal, características que le convierten en una de las mascotas más deseadas.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Salud y reproducción del conejo Dutch

El conejo Dutch es un conejo que no suele presentar a lo largo de su vida demasiados problemas de salud de forma natural. Si le ofrecemos unos buenos cuidados higiénicos y alimenticios, cariño y juegos puede vivir mucho más de lo esperado. Si bien en libertad su esperanza de vida no va mucho más allá de los cuatro años, un conejo doméstico puede alcanzar una media de seis u ocho años de vida; en ocasiones llegando incluso hasta los diez.

Es importante que sigamos una serie de controles en el veterinario para comprobar de forma periódica que el estado de salud del conejo holandés es correcto. Recomendable también desparasitarlo internamente y vacunarlo; sobre todo importantes dos vacunas: la de la mixomatosis y la de la enfermedad hemorrágica, ambas contra enfermedades mortales para el conejo.

Debemos prestar especial atención a sus dientes y sus uñas: un crecimiento excesivo puede ocasionar problemas graves al animal.

Entre las enfermedades más habituales que pueden contraer los conejos Dutch encontramos las causadas por el Encephalitozoon cuniculi, un parásito común que se propaga a través de la orina y que afecta principalmente al sistema nervioso (cerebro y médula espinal) y los riñones. Para saber si el animal tiene el parásito basta con un análisis de sangre. En la actualidad no existe un tratamiento específico cuando el parásito ya está asentado más allá de medicamentos que ralenticen la multiplicación del mismo. Algunos profesionales recomiendan que a los conejos recién adquiridos se les ofrezca un tratamiento de cuatro semanas con fenbendazol por vía oral como medida de prevención para evitar el avance del parásito en el caso de estar en fase inicial.

Reproducción del conejo Dutch

En torno a los tres meses, aproximadamente, los machos de Dutch alcanzan su madurez sexual. Las hembras lo harán más tarde, entre los cuatro y los seis meses. De hecho, hasta ese momento resulta bastante complicado distinguir los sexos de estos animales, ya que hasta entonces sus órganos permanecen ocultos internamente. Por tanto, a partir de ese momento, y hasta cumplir un máximo de cuatro años, los conejos pueden aparearse para criar.

La primera fase de la cría es el apareamiento, un proceso rápido y sencillo. En el caso de estos animales la hembra no necesita un período determinado de celo sino que siempre está preparada. Esto ocurre porque su ovulación es inducida (ovula cada vez que el macho la cubre).

Una vez que se ha producido la fecundación, la hembra de Dutch entra en el período de gestación, que suele durar un mes, y tras el cual parirá varias crías. Es aconsejable que unos días antes del parto separemos al macho y a la hembra si conviven juntos en el mismo espacio. El objetivo es evitar que el macho pueda montarla tras el nacimiento de las crías.

Las hembras amamantan a sus crías en cautividad hasta el mes o mes y medio, por lo que no es recomendable separarles antes de este momento para que el destete se produzca de forma natural.

Actualizado: 7 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD