PUBLICIDAD

Mascotas
Gecko leopardo
El gecko leopardo es un pequeño y afable lagarto que se caracteriza por ser uno de los más sencillos de mantener en cautividad, lo que lo ha convertido en una de las mascotas preferidas de los amantes de los reptiles.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del gecko leopardo

Alimentación e higiene del gecko leopardo

El gecko leopardo come insectos, pero debemos adquirirlos en tiendas especializadas para evitar que se intoxique con pesticidas.

Los geckos leopardo son insectívoros, por lo que invertebrados como grillos, saltamontes o gusanos serán los únicos alimentos imprescindibles en su dieta. Debemos tener en cuenta que todo ser vivo que le ofrezcamos a nuestra mascota debe ser adquirido en tiendas especializadas o, en su defecto, criado por nosotros mismos. Sólo así nos aseguramos de que no se intoxiquen como consecuencia de los pesticidas que pueden llegar a ingerir a través de insectos libres.

Es aconsejable también que los animales de los que se vaya a alimentar estén vivos y sean susceptibles de ser cazados por nuestro gecko. Debemos hacerlo a diario en el caso de los más jóvenes y cada día y medio o dos días en el caso de los adultos.

Se recomienda suplementar con calcio y un complejo vitamínico especifico para reptiles cada tres días para mantener una salud óptima, ya que uno de los mayores problemas de salud de los geckos leopardo es la osteoporosis. Tampoco hay que olvidar que en épocas de cría es aconsejable dar pequeñas crías de ratón a las hembras reproductoras para asegurarnos una buena alimentación de las mismas. Por supuesto, el agua fresca y limpia debe estar siempre disponible en un recipiente de poca profundidad para evitar posibles problemas.

Limpieza del gecko leopardo

En cuanto a la higiene del gecko leopardo cabe destacar que no producen mal olor, salvo por el que se pueda desprender de sus heces. Son animales de costumbres y a menudo eligen un sitio fijo para sus deposiciones. Es conveniente asear el terrario diariamente retirando los excrementos y comida sobrante, así como cambiar el agua del bebedero por otra limpia y fresca.

También es necesario limpiar el terrario más a fondo una vez a la semana con un producto específico para este fin. Mientras lo hacemos, debemos dejar a nuestra mascota en un lugar seguro y tranquilo para que no se ponga nervioso o podamos ocasionarle algún daño. Una vez limpiado el interior, lo ideal es cambiar el sustrato por uno nuevo. 

Actualizado: 21 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD