PUBLICIDAD

Mascotas
Pez rojo
La cría del pez rojo o carpa dorada se remonta al siglo IV a. de C. en China, donde se le consideraba sagrado. Su amplia gama de colores y variedades, y lo fácil que resulta mantenerlo lo hacen ideal para el acuario de un novato.

Alimentación, salud e higiene del pez rojo

Una buena alimentación e higiene es la clave para conservar la salud de los peces rojos. Pero en situaciones de estrés (superpoblación, cambios de temperatura…) pueden aflorar enfermedades como:

  • Podredumbre de las aletas: el tejido de las aletas se degrada y termina desapareciendo a causa de una infección en la que intervienen bacterias como Pseudomonas y aeromonas; las aletas y cola se desintegran, de manera que el pez rojo ya no puede nadar. Una falta de renovación del agua puede ser el desencadenante de este mal. Conviene consultar al especialista cuál es el tratamiento más adecuado.
  • Tuberculosis: muy extendida entre los peces de acuario, pero sólo en ocasiones llega a ser mortal. Una invasión de Mycobacterium hace que el pez pierda el apetito, palidezca, adelgace rápidamente, y presente los ojos saltones. A veces el pez muere sin haber mostrado síntoma alguno. Mucho cuidado con esto porque puede contagiar a las personas; así que lávate bien las manos después de manipular los peces o accesorios.
  • Columnariasis: uno de los síntomas es que aparecen vellosidades blanquecinas en torno a la boca, aletas, branquias, y otras zonas del cuerpo del pez rojo. El culpable de este desaguisado es el Flexibacter columnaris, que puede extenderse por todo el cuerpo ocasionando la muerte del animal. No hay que esperar: al más mínimo indicio, recurre a un especialista.

Alimentación: qué come el pez rojo

Una alimentación rica y variada garantiza una larga vida al pez rojo. En la naturaleza, este omnívoro encuentra insectos, moluscos, crustáceos y larvas, y mordisquea la vegetación acuática. En el acuario es necesario que le proporciones un menú variado que le aporte todos los nutrientes. Para ello existe comida preparada en forma de elaborados comerciales específicos para los peces rojos; es mejor que elijas los que se presentan en forma de copos.

Alimento fresco: de vez en cuando es conveniente que le suministres trocitos de vegetales, espinacas, borraja, o ralladura de zanahoria, que le ayudarán a mantener sus colores. También puedes añadir yema de huevo duro, trocitos de carne, o alimento vivo como larvas.

Prohibido darles pan, dulces, o queso; estos peces son muy glotones y comerán sin precaución estos alimentos, que pueden ser muy perjudiciales para su salud.

Actualizado: 29 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD