PUBLICIDAD

Mascotas
Caballo Pinto
El caballo Pinto es una raza de caballo que se caracteriza por su piel manchada y a la que es imposible no relacionar con las historias del viejo Oeste americano. Son animales dóciles e inteligentes que presentan una gran resistencia para los trabajos en el campo.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un caballo Pinto

Si estamos pensando en comprar un caballo Pinto debemos saber antes que no sólo debemos contemplar el importe del animal en cuestión, sino que mes a mes deberemos desembolsar un elevado gasto económico para poder cubrir sus cuidados (higiene y salud), el alojamiento y la alimentación. Por ello, debemos analizar detenidamente si realmente nuestra economía nos va a permitir satisfacer las necesidades de este equino o si, por el contrario, llegará un momento en el que sea insostenible mantenerlo.

En el caso de que sigamos adelante con la compra tenemos varias opciones en nuestra mano: acudir a un centro hípico, a un particular, a una feria o, incluso, a un veterinario especializado en este tipo de animales. Por lo general, elijamos el vendedor que elijamos, es conveniente investigar su reputación y siempre asegurarnos bien de los motivos de la venta. Asimismo, si no tenemos amplios conocimientos sobre caballos, es aconsejable que vayamos acompañados de un experto que pueda asesorarnos para que no nos den “gato por liebre”.

A la hora de seleccionar un caballo Pinto tendremos en cuenta el sexo, la edad, el tamaño y el carácter del animal. Si nunca hemos tenido un caballo lo ideal es que busquemos un Pinto que ya esté domado y que tenga un carácter más tranquilo. Lo más recomendable en estos casos es un ejemplar de siete años; si es macho mejor si ha sido castrado. Todos estos aspectos van a definir el precio final del equino. Hay que tener en cuenta también que cuanto más pura sea la raza más elevada será su cotización.

Es conveniente que el vendedor nos dé la opción de montar al caballo. De esta forma comprobaremos no sólo el estado de salud del animal sino también cómo nos sentimos con ese ejemplar: ¿Conectamos? ¿Su carácter y el nuestro es incompatible? También debe permitirnos realizar un examen clínico junto a un veterinario por si existieran posibles enfermedades o lesiones ocultas y, por supuesto, aportar la documentación completa del caballo, consistente en la tarjeta de matriculación, la cartilla verde (información sobre el origen del equino y la fecha y lugar de nacimiento) y la tarjeta sanitaria equina (en ella se incluye el historial médico y la cartilla de vacunación, que debe estar al día).

Adaptación del caballo Pinto

Cada ejemplar es distinto pero, en general, el caballo Pinto se adaptará sin demasiados problemas a su nuevo hogar. Intentaremos darle la bienvenida de forma tranquila, con cariño, caricias y mucha paciencia. En principio, lo más aconsejable es que coma la misma comida y suplementos que en su antigua casa. Si queremos cambiar su dieta deberemos hacerlo de forma gradual.

Actualizado: 14 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD