PUBLICIDAD

Mascotas
Gecko leopardo
El gecko leopardo es un pequeño y afable lagarto que se caracteriza por ser uno de los más sencillos de mantener en cautividad, lo que lo ha convertido en una de las mascotas preferidas de los amantes de los reptiles.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un gecko leopardo

Gecko leopardo sobre la palma de la mano de un hombre

El gecko leopardo termina por reconocer a sus cuidadores, pero hay que tener cuidado al cogerle, evitando sujetarle de la cola, ya que ésta podría desprenderse.

Si decides tener un gecko leopardo como mascota debes tener en cuenta varios aspectos esenciales para elegir un ejemplar saludable:

  • Primero, que la cola tenga cierto grosor ya que, al ser su almacén de grasa, será un claro ejemplo de que el animal ha sido bien alimentado (o que no tiene problemas para comer).
  • Segundo, que el aspecto de su piel sea saludable.
  • Y tercero, que el reptil se mueva de forma viva y alegre ya que es un lagarto muy activo y de lo contrario podríamos llegar a pensar que está enfermo.

Pese a que es un animal de cuidados sencillos, hay que ser conscientes de que el gecko requiere ciertas condiciones de vida y rutinas. Como cualquier otra mascota, tener un animal en casa, sea del tipo que sea, es siempre una responsabilidad que no debemos descuidar. Por ello, es recomendable que antes de comprar un gecko tengamos preparado todo lo que necesita este animal. A saber:

  • Terrario de al menos 40x80 centímetros, que deberá disponer de una luz blanca (no es necesario que sea UV) si la habitación donde lo situemos no recibe luz del sol porque, a pesar de que es un animal nocturno, deberá seguir un ciclo de vida lo más parecido al de su hábitat natural.
  • Piedra calefactora o lámparas de cerámica para lograr la temperatura que el gecko leopardo necesita: entre 25º y 30º C durante el día y hasta los 22º C durante la noche.
  • Ambiente desértico: plantas que aguanten con poca humedad, rocas, troncos…
  • Sustrato apto para esta especie, ya que la arena o el periódico no son recomendables por posibles intoxicaciones. Es mejor disponer grava de tamaño suficiente para que no sea ingerida, turba, pasto sintético o corteza de corte grueso.
  • Escondites para el descanso del gecko y que le faciliten la muda, ya que necesitará un lugar tranquilo cuando esto ocurra.

Adaptación del gecko leopardo al hogar

Es recomendable que durante los primeros días con nosotros le facilitemos la adaptación a su nuevo hogar. Un paso positivo es meter las manos en el terrario y aproximarle la comida, para que la mascota se acostumbre a nosotros.

Lo ideal es no agobiar demasiado al gecko leopardo al principio. Son animales que podemos manipular pasado un tiempo y que terminan por reconocer a sus cuidadores, pero hay que tener cuidado cuando les cojamos, evitando sujetarles de la cola, ya que ésta podría desprenderse.

Como decíamos no suelen morder, y como mucho emitirán algún tipo de sonido en el caso de que se sientan en peligro. Nos son venenosos ni peligrosos.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD