PUBLICIDAD

Mascotas
Basilisco verde
El basilisco verde es un reptil de pequeño tamaño protagonista de numerosos mitos. Este animal no disfruta con las caricias y requiere muchos cuidados, por lo que debes pensar bien si quieres uno como mascota.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra del basilisco verde

Si decides tener un basilisco verde como mascota es recomendable que consultes con expertos en animales exóticos y que no te arriesgues con vendedores particulares que, por lo general, no ofrecen garantías tras la venta. Si queremos conseguir un ejemplar saludable debemos sentir que podemos confiar en el vendedor, siendo asesorados por una persona realmente conocedora del mundo de los reptiles. Un color saludable, el buen aspecto de la piel, así como el movimiento, ya que es un lagarto muy activo, pueden darnos pistas de su estado de salud.

Como hábitat doméstico, lo recomendable es recurrir a un terrario amplio, de al menos 120 x 60 centímetros, y perfectamente acondicionado. La amplitud es básica, ya que estamos ante un animal que necesita moverse mucho, por lo que deberá disponer de espacio para poder hacerlo y no sentirse atrapado. Igualmente, necesitamos garantizarle a nuestro basilisco verde una buena ventilación. Para preparar el terrario utilizaremos corteza o mantillo para el suelo, y colocaremos dos recipientes, uno de menor tamaño para el alimento, y otro de mayores dimensiones con agua fresca (que cambiaremos a diario) para que pueda bañarse y beber, así como para mantener un ambiente húmedo (en torno al 70-80% de humedad). Puesto que es un reptil que vive en zonas de árboles junto a ríos y pozos, es recomendable que creemos un ambiente lo más parecido posible a su hábitat natural. De esta forma, decoraremos el terrario con plantas y ramas que se asemejen a su hogar.

La iluminación también es importante ya que, a diferencia de otros reptiles como el gecko leopardo, los basiliscos verdes son animales diurnos. Necesitan la luz solar, por lo que bastará una estancia iluminada con luz natural; pero si esto no es posible por el tipo de región o de habitación, utilizaremos una lámpara UVB para reptiles. La luz debe encenderse durante 12 horas a lo largo del día. Incorporaremos una piedra calefactora, o spots o lámparas de cerámica, para lograr la temperatura que el basilisco necesita: entre 27º y 30º C durante el día, y alrededor de los 24º C durante la noche. Podemos poner algún punto con 40º para que, en caso de necesitarlo, el basilisco pueda dirigirse a esa zona más cálida. No podemos prescindir del uso de termómetros para controlar la temperatura. Y, por ultimo, colocaremos escondites tanto para el descanso y el juego, como para facilitar un rincón íntimo para la muda.

Adaptación del basilisco verde a tu hogar

Es aconsejable que durante los primeros días con nosotros ayudemos a nuestro basilisco verde con la adaptación a su nuevo hogar. Como es un animal asustadizo y desconfiado, intentaremos no agobiar demasiado al basilisco con caricias ni manipulaciones. Nos son venenosos ni peligrosos, por lo que podemos estar tranquilos y no necesitamos tomar ninguna medida extra de precaución. Eso sí, no debemos olvidar que es un tipo de reptil muy territorial, por lo que no es recomendable que conviva más de un macho en el mismo terrario para que no se produzcan duelos entre ellos.

Actualizado: 18 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD