PUBLICIDAD

Mascotas
Perros ideales para acompañar a personas mayores
Evitar la soledad o mejorar la salud son algunos de los beneficios que conlleva para una persona mayor compartir su vida con una mascota. Descubre las razas de perro más adecuadas para los ancianos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Claves para elegir el perro ideal para una persona mayor

Claves para elegir el perro ideal para una persona mayor

El tamaño, el carácter y la edad deben de tenerse en cuenta a la hora de elegir un perro para personas mayores.

No todos los perros son adecuados para todo el mundo, especialmente si se trata de personas mayores. Y es que no sólo el tiempo de dedicación al animal o el dinero que vamos a necesitar invertir mes a mes en su mantenimiento son factores a tener en cuenta. “Las personas de edad avanzada tienen unas necesidades y limitaciones concretas, y tener muy en cuenta la raza del perro, su carácter y temperamento, es esencial para no tener después problemas de adaptación y derivados del hecho de no cubrir las necesidades energéticas o mentales de una raza determinada”, explica la educadora de perros y fundadora de Canistraining, Vicky Ribes.

Te ofrecemos las claves para elegir el perro ideal para personas mayores:

  • Edad intermedia. Tanto los cachorros como los perros mayores requieren importantes cuidados y atenciones. Vicky nos advierte de que, por un lado, en función de la edad del propietario, “podría ser recomendable que no se haga cargo de un cachorro”. Las razones son sobre todo físicas y biológicas. “En muchas ocasiones no se contempla el tema de la edad del propietario, y el perro, una vez fallecido su dueño, acaba los últimos años de su vida en una perrera municipal o en una protectora, puesto que muy poca gente adopta a un perro mayor”. A veces los familiares del fallecido no quieren hacerse cargo del animal; otras, simplemente ocurre que la persona no tenía a nadie más, y “los perros que sufren este escenario terminan muriendo solos de pena entre los barrotes de una jaula”.

    También debemos tener en cuenta que el cachorro tiene una energía sin fin. “Los cachorros son movidos, tienen que ser educados con mucha constancia, hacen travesuras, necesitan mucho ejercicio, tanto físico como mental, y es posible que una persona mayor no esté en condiciones de cubrir todas esas necesidades, sencillamente porque no tienen la misma energía, y quizá paciencia, para la educación completa de un cachorro”, argumenta la adiestradora de Canis Training.

    Los perros mayores, por su parte, pueden tener más problemas de salud o necesidades especiales derivadas de su avanzada edad, por lo que demandarán más atención. Por ello, es importante valorar que los perros ideales para las personas mayores son los perros de edad intermedia debido a que ya han sido educados y tienen menos requerimientos que un cachorro o un perro mayor. Adoptar un perro de raza pequeña y de edad avanzada, por ejemplo de ocho años, también proporciona muchísima satisfacción a los propietarios: por un lado han salvado una vida, por otro ambos tienen las mismas necesidades (descansar, pasear tranquilamente, darse compañía mutua, tranquilidad…).
  • Cuidados y mantenimiento. Algunas razas de perro necesitan mucho trabajo en términos de higiene y ejercicio. Por ello, hay que tener muy en cuenta que el animal que acompañe a una persona mayor debe dar poco trabajo para que pueda estar bien atendido. Las razas con el pelaje corto son una buena elección por dos motivos fundamentales: sólo requieren un cepillado sencillo, por lo que no habrá necesidad de visitar frecuentemente la peluquería canina, y las pulgas y garrapatas son más fáciles de encontrar, un punto a favor de personas mayores con la vista delicada.
  • Peso y tamaño. Las personas mayores, pese a que pueden tener una agilidad y un estado físico envidiables, suelen ser más inestables por una mera cuestión biológica. Por ello, es conveniente no optar por perros difíciles de manejar en caso de tirones, carreras, baños o conflictos. Para la adiestradora de Canis Training el tamaño importa, pero relativamente. “Hay razas que por su naturaleza genética tienen un temperamento más tranquilo y no necesitan un ejercicio físico demasiado exigente aun siendo de tamaño mediano, o incluso grandes. Por contra, hay perros pequeños que necesitan mucha estimulación física y mental y no serían los más adecuados para una persona que disfruta de la tranquilidad y la compañía sin más. Obviamente, hay que tener sentido común: un perro que pese más de 15 kilos ya tiene la suficiente fuerza como para hacer caer de un tirón a una persona no demasiado corpulenta”, opina.
  • Carácter. “Que tenga un carácter tranquilo, cariñoso, sumiso y sociable, tanto con humanos como con perros, y que sea de energía baja” son las recomendaciones que apunta el adiestrador de perros en Noblecan Juan Carlos Castilla en cuanto al carácter del animal. Vicky Ribes añade, además, que aunque todos los perros tienen una parte genética, “hay otros aspectos importantes que marcan el carácter: las experiencias vividas, el entorno en el que ha crecido…”, por lo que dentro de las razas cada individuo es único y puede no ajustarse al estereotipo que tenemos preconcebido de una raza concreta. “Esta es otra de las ventajas de adoptar un perro adulto, ya que tiene el carácter formado y no nos llevaremos sorpresas”.

    La adiestradora nos recuerda las ventajas de adoptar en lugar de comprar, y de hacerlo de un perro mestizo sin una raza determinada: “un perro adulto rescatado de un refugio o perrera es una garantía de agradecimiento y amor puro”. Sin embargo, en el caso de las personas mayores, se debe tener en cuenta que en los refugios hay perros que tienen serios problemas (graves fobias, problemas de agresividad, patologías causadas por malos tratos anteriores, etcétera): “En estos casos, aunque nos dé mucha pena, deberíamos dejar estos perros para otras familias más preparadas psicológicamente para afrontar los problemas que el perro pueda traer consigo. El amor, en estos casos, no lo cura todo, y la pena no ayuda a estos perros con problemas”.

Actualizado: 16 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD