PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo funcionan los albergues de animales
En los albergues de animales se trabaja sin descanso porque sus huéspedes necesitan atención y cuidados las 24 horas del día, los 365 días del año. Es una tarea dura pero muy gratificante. Conoce su funcionamiento.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Qué es un albergue de animales

Cómo funcionan los albergues de animales

Un albergue es un hogar temporal para animales desamparados hasta que se consigue para ellos una familia definitiva.

Para entender el funcionamiento de un albergue de animales antes debemos saber qué es, ya que suelen ser confundidos bien con los centros de recogida, más conocidos como perreras municipales, o bien con las residencias de animales, una especie de guarderías cuyo objetivo es la acogida temporal de mascotas previo pago, cuando sus dueños no pueden hacerse cargo de ellas (viajes, vacaciones, enfermedad u hospitalización...). Los tres tipos de centro albergan animales pero el objetivo y el funcionamiento no son en absoluto los mismos.

Si tenemos que definir lo que es un albergue o centro de acogida, podríamos decir que es aquella entidad privada sin ánimo de lucro (generalmente una protectora) que trabaja por el bienestar animal, cuenta con un espacio físico preparado para acoger un número limitado de animales sin dueño conocido, y cuyo objetivo final es el de lograr la adopción de los mismos para brindarles una segunda oportunidad. Es decir, un albergue es un hogar temporal para animales desamparados hasta que se consigue para ellos una familia definitiva (algo que por desgracia no siempre sucede).

En un albergue, a diferencia de los centros de recogida o perreras (que por ley deben recoger todos los animales que encuentren en la calle), nunca se sacrifica al animal a no ser que sufra una enfermedad incompatible con la vida, y siempre se toma la decisión bajo el criterio de un veterinario. Por esta razón, solo pueden acoger un número limitado de animales (generalmente, perros y gatos).

Al tratarse de una entidad sin ánimo de lucro, su financiación proviene principalmente de socios, padrinos, subvenciones, donativos, o eventos benéficos, y su funcionamiento depende en gran parte de la labor que desempeñan los voluntarios. En alguna ocasión recurren a la contratación de trabajadores especializados para poder conseguir una atención de calidad a tiempo completo pero, lamentablemente, y debido a la falta de medios económicos, esto no es lo habitual.

“En el albergue sólo hay dos trabajadores para atender a casi 80 perros; a esto tenemos que sumarle el trabajo de atención al público diaria, teléfonos echando humo, redes sociales, correos electrónicos, veterinarios, lacerías, organización de eventos, tareas administrativas, y un largo etcétera. Además, se cuenta con dos educadores caninos que trabajan con estos animales y los transforman en terapeutas caninos en proyectos de integración con Proyecto Hombre, Fundación Siloé, Centro de Apoyo a la Integración de Cardeo… El resto de personas que sacan adelante este proyecto son voluntarios. Sin el trabajo desinteresado de estas personas, sería imposible sacar el albergue adelante”, nos cuenta Elena Rodríguez, una de las voluntarias de El Trasgu, una asociación protectora que lucha sin descanso contra el maltrato animal y el abandono. 

Actualizado: 16 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Entrevista a Carlos Rodríguez, veterinario experto en adopción animal

El veterinario Carlos Rodríguez ha escrito una guía de adopción responsable de mascotas, para fomentar esta alternativa solidaria y facilitar la integración del animal.

Carlos Rodríguez

Veterinario, Presidente de Mascoteros Solidarios y autor de ‘Llévame contigo’, una guía de adopción responsable
"Debería ser condición sine qua non que a las personas que quieran convertirse en futuros dueños de una mascota se les proporcionara una formación básica sobre ese animal y los cuidados y la educación que necesita"

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '