PUBLICIDAD

Mascotas
A la playa con tu perro
Si vas a ir a la playa con tu perro, estas recomendaciones os ayudarán a disfrutar la experiencia sin peligro. Te contamos dónde puedes llevarle, qué beneficios le reporta el mar, y qué debes llevar para prevenir riesgos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para ir con tu perro a la playa

Perro en la playa jugando con una pelota

Lava a tu perro con agua dulce después de su paseo por la playa, puede causarle problemas.

Para acceder con nuestro perro a la playa es aconsejable haber preparado antes todo lo que puede hacernos falta. También disponer de información previa del entorno y de las normas para evitar sorpresas una vez allí. Hay una serie de consejos o recomendaciones que pueden ayudarnos a tenerlo todo bajo control:

  • Preparar la bolsa del perro: para la playa tenemos que llevar protección solar específica para canes, protección frente a parásitos y mosquitos, juguetes, y un recipiente con agua fresca en abundancia, por lo que es buena idea preparar su bolsa como lo hacemos para nosotros mismos.
  • La identificación: el microchip es siempre obligatorio pero, en el caso de acudir a un lugar como la playa o la montaña, no está de más ponerle una identificación extra a través de una chapa en el collar con nuestros datos de contacto para que, en caso de pérdida, puedan localizarnos de manera más sencilla.
  • Conocer la normativa: el permiso de acceso de perros a los arenales depende de cada localidad, ya que no hay una uniformidad normativa, y es el ayuntamiento el que aprueba sus propias ordenanzas al respecto. También, por supuesto, difieren las sanciones por infringir dichas ordenanzas, por lo que es fundamental disponer de información para evitarlas.
  • Espacios protegidos: cuando la playa se encuentra en un entorno natural protegido conviene contactar con la delegación de Medio Ambiente provincial para saber si podemos acceder a ella con nuestra mascota.
  • Elegir las horas más adecuadas: las visitas a la playa con perros se deben hacer a primera hora (antes de las 10 de la mañana) o a última hora (a partir de las 4 o 5 de la tarde). Así evitaremos las horas de mayor radiación solar y calor, pero también las de mayor afluencia de gente, por lo que nuestra mascota podrá correr en la arena sin oposición.
  • Precaución con los baños y juegos: debemos prestar especial atención a los baños, ya que la marea y las corrientes de agua pueden ser muy peligrosas para nuestra mascota. Los juegos también deben ser controlados, tanto para no molestar a otros bañistas, como para evitar accidentes. Nunca le pierdas de vista.
  • Recoger las heces: un comportamiento cívico nos ayudará a normalizar la convivencia entre perros y personas. Para ello, es esencial que mantengamos la playa limpia y recojamos las heces de nuestra mascota en bolsas, que trasladaremos perfectamente cerradas a la papelera o contenedor.
  • Higiene posterior del perro: la arena, la sal, y los minerales del agua, pueden irritar la piel del perro. Por ello, lo ideal es ofrecerle un buen enjuague con agua dulce para retirar todas las sustancias que pueden molestarle. Revisa, eso sí, las orejas, para comprobar que no tenga ni agua ni arena en su interior, que puedan causarle alguna patología.

Actualizado: 10 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD