PUBLICIDAD

Mascotas
Residencias para mascotas
Si un viaje u otra causa te impide atender a tu animal de compañía, y no tienes a nadie de confianza que lo haga, la solución puede ser una residencia para mascotas. Te damos consejos para elegir la más adecuada.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Qué son las residencias para mascotas

Residencias para mascotas

El precio de las residencias de mascotas varia en función del animal y sus servicios e instalaciones, pero la tarifa media oscila entre 10 y 30 euros por día.

El aumento de la demanda de residencias para mascotas ha fomentado que cada vez haya más empresas dedicadas a cubrir la necesidad de los dueños de animales de compañía de encontrar quien cuide de sus mascotas. Y es que aunque nuestra mascota con quien mejor está es con nosotros, no siempre podemos atenderla, ya sea por cuestiones de ocio, enfermedad, o trabajo. Una buena solución es recurrir a uno de estos centros, que son agradables y tienen buenas condiciones higiénicas y sanitarias. Todas las residencias cubren las necesidades básicas del animal, y muchas incluso ofrecen servicios adicionales que van desde la recogida en domicilio hasta sesiones de spa, fisioterapia o adiestramiento, entre otros muchos. Os contamos qué tipos de residencias para mascotas existen, cuáles son sus tarifas, y que debéis tener en cuenta para elegir la mejor.

Qué son las residencias para mascota

Las residencias para mascotas son centros dedicados al hospedaje y cuidado temporal de animales cuando sus dueños, ya sea por trabajo, ocio, enfermedad, o por cualquier otra causa, van a estar ausentes y no pueden atenderles. Este tipo de empresas, relativamente recientes, vienen a cubrir una necesidad que, hasta el momento, no estaba contemplada. Tal es el crecimiento de la demanda en la actualidad, que cada vez encontramos residencias mucho más cuidadas y que ofrecen un abanico de servicios cada vez más amplio. El fin de estos centros es atender a los animales de compañía que no pueden ser cuidados por sus dueños en determinados momentos, pero no debemos olvidar que con quien mejor va a estar siempre nuestra mascota es con nosotros. Por ello, lo ideal siempre que sea posible es que el animal nos acompañe o, en su defecto, que una persona de nuestra confianza y conocida para él se haga cargo en nuestra ausencia.

En España este tipo de empresas son consideradas como núcleos zoológicos, por lo que todas deben cumplir los requisitos mínimos que marca la Ley 5/1997, y que básicamente giran en torno a tener la autorización pertinente de la administración, llevar al día un libro de registro, ofrecer condiciones higiénico-sanitarias adecuadas para los animales en función de su tipología, disponer de comida, agua y personal cualificado para los cuidados de las mascotas, contar con medidas de prevención del contagio de enfermedades entre los animales, así como veterinarios disponibles, y demostrar que cuentan con espacios amplios que aseguran el bienestar animal.

Todas las residencias de mascotas cubren las necesidades básicas del animal: alimentación adecuada, higiene, descanso, juego y, en caso de necesitarlo, cuidados veterinarios. Sin embargo, hay residencias que ofrecen servicios adicionales como peluquería, spa, recogida en domicilio, adiestramiento, musicoterapia, o fisioterapia, entre otros. Algunas, incluso, dan la posibilidad a los dueños de ver a su animal a través de webcams en cualquier momento del día en señal de transparencia y, por supuesto, para tranquilidad de los mismos. El precio de las residencias de mascotas puede variar en función del tipo de animal, pero también de los servicios contratados, las instalaciones, y la zona en la que se encuentran. Para hacernos una idea, la tarifa media que vamos a encontrar oscila entre los 10 y los 30 euros por día.

En el caso de perros y gatos, para intentar hacer lo más agradable posible su estancia y, por ende, menos estresante, es necesario que preparemos su maleta con mucho mimo para no olvidar nada. En ella incluiremos su cama, su juguete favorito o un objeto por el que sienta apego y, por supuesto, su comida habitual para no provocar trastornos de tipo intestinal. Puede ser interesante añadir algunas de las chuches que le solemos ofrecer como premio para momentos puntuales en los que los cuidadores lo estimen necesario. Tampoco deberás olvidar la documentación del animal: cartilla de vacunación al día, certificado de salud, e identificación con microchip.

Por último, es interesante recordar que siempre es recomendable la firma de un contrato con la residencia de mascotas, de modo que si existe algún problema podamos reclamar por las vías legales de una manera mucho más sencilla. En el mismo se debe especificar la duración de la estancia del animal, los servicios contratados, el precio final, y los compromisos que asume la residencia con nuestra mascota. Asimismo, nunca está de más conocer su protocolo de actuación en caso de accidente o enfermedad, y si además queda reflejado en dicho contrato, mucho mejor. Si nuestra mascota tiene alguna alergia, necesidades especiales, o padece alguna enfermedad, es interesante saber si lo atenderán sin problemas y si podrán cubrir dichos requerimientos. 

Actualizado: 6 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD