PUBLICIDAD

Mascotas
La muerte de la mascota
La muerte de la mascota es un suceso muy triste. Para afrontarlo mejor cuando llegue el momento, te explicamos los trámites que deberás realizar, y te ofrecemos consejos que te ayudarán a superar su pérdida.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

¿Qué trámites debo seguir si muere mi mascota?

La muerte de la mascota

La muerte de nuestra mascota nos puede causar un trastorno emocional tan relevante como el que experimentamos al perder a una persona querida.

La muerte de nuestra mascota es una vivencia a la que tarde o temprano nos tenemos que enfrentar, y que nos puede causar un trastorno emocional tan relevante como el que experimentamos al perder a una persona querida. Es un momento muy duro para el que tenemos que estar preparados y que, lamentablemente, también conlleva realizar ciertos trámites. Pese a no ser complicados, es conveniente conocerlos de antemano para que llegado ese momento sepamos a qué estamos obligados como propietarios, y de qué opciones disponemos para despedir a nuestro amigo como se merece. Básicamente se trata de dos trámites: dar de baja el microchip del animal para que quede registrado su fallecimiento en la base de datos, y decidir entre entierro o incineración.  

Olaya Alvarez Hevia, veterinaria de VetSalud nos explica que al no existir una certificación oficial de defunción de animales, basta con llamar por teléfono al Archivo de Identificación de Animales de Compañía de nuestra comunidad y aportar el numero de 15 dígitos del microchip que se encuentra en las primeras páginas de su cartilla sanitaria, informando de la muerte de nuestra mascota. En caso de no disponer de este documento sería necesario un lector electrónico (del que disponen veterinarios, policía, guardia civil, protectoras...). Dependiendo del municipio en el que residamos pueden tener un censo propio de mascotas, por lo que también será necesario tramitar la baja en el ayuntamiento correspondiente.

Paloma Aguado, licenciada en veterinaria y coordinadora de la Clínica Velázquez, añade que,  por norma general, los animales que fallecen en un domicilio o en la calle suelen ser trasladados a una clínica veterinaria para que sean ellos quienes se encarguen del procedimiento de incineración (el más habitual). “Hay muchas empresas que se encargan de tratar el cuerpo del animal fallecido, y en la actualidad la mayoría de las clínicas preferimos trabajar con este tipo de empresas especializadas, ya que ofrecen más servicios que el ayuntamiento por un precio similar y, además, te aseguras de que están siempre disponibles”.

Hay ayuntamientos que ofrecen este servicio de forma gratuita, pero la recogida por los servicios públicos puede llegar a tardar más de 24 horas. En un menor porcentaje, hay propietarios que ya tienen contratado previamente un seguro para animales que cubre y gestiona todo el proceso; otros, prefieren llamar directamente a los servicios municipales que se encargan de recoger el animal e incinerarlo, en este caso a nivel colectivo. Pero lo habitual sigue siendo trasladar el cuerpo al centro veterinario.

Actualizado: 15 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '