PUBLICIDAD

Mascotas
Animales abandonados
Muchos animales, especialmente perros y gatos, sufren cada año el abandono de sus propietarios. Para ayudarles, es importante saber proceder. Te explicamos cómo debes actuar si encuentras un animal abandonado.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Guía de actuación si encontramos un animal abandonado

Un perro abandonado se refugia en una caja de cartón

El abandono y la pérdida de perros y gatos constituyen el principal problema de bienestar de las mascotas.

La compra y la adopción irresponsable de animales conducen siempre hacia un mismo desenlace: el abandono. Perros y gatos son los animales que habitualmente llegan a los centros de acogida o a los distintos centros especializados de los ayuntamientos. Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar también animales exóticos abandonados a su suerte, víctimas de una decisión poco meditada o tomada desde la desinformación. Si encuentras un animal abandonado debes saber que necesita tu ayuda, y que ésta sólo será efectiva si conoces el procedimiento de actuación. Te ofrecemos algunos consejos y te explicamos las cuestiones legales al respecto, en una breve guía de actuación en caso de encontrar un animal abandonado.

Guía de actuación si encontramos un animal abandonado

Puede que en alguna ocasión hayas encontrado un animal abandonado o perdido, y puede también que no hayas hecho nada para ayudarle, simplemente por no saber cómo actuar, dónde dirigirte, o a quién acudir. El abandono y la pérdida de perros y gatos constituyen el principal problema de bienestar de las mascotas, y la falta de información sobre cómo proceder ante este tipo de situaciones suele ser la razón más habitual de inacción. El animal, desorientado, nervioso y, normalmente, poco acostumbrado a la vida a la intemperie, se siente angustiado por la pérdida de sus figuras de apego: no sabe dónde está su familia y la busca desesperadamente, algo que le genera una ansiedad inmensa, y que puede causarle un trauma de complicada resolución. A continuación os ofrecemos una serie de pautas a seguir para poder ayudar a un animal abandonado o perdido.

  1. Acercamiento al animal. Si el animal no parece peligroso o agresivo, intenta acercarte muy despacio. Como decíamos, un animal abandonado o perdido suele estar desorientado y nervioso, por lo que puede asustarse con facilidad y marcharse si intentamos acercarnos de forma brusca. Beatriz Garrido, voluntaria de la Lliga per a la protecció d'animals i plantes de Barcelona y miembro de la comisión de Comunicación Externa de la asociación, nos explica que si encontramos un animal abandonado debemos ganarnos su confianza: “Es importante que si el animal en cuestión, por ejemplo un perro, no nos conoce o reconoce, nos agachemos y le hablemos con una voz suave, sin hacer movimientos bruscos, y en el caso de tener comida intentemos que se acerque a nosotros con trocitos de ésta. Nunca hay que correr detrás de un perro perdido, ya que suelen estar asustados y eso hará que nos vea como una amenaza y salga corriendo”.
  2. Observación y análisis. Una vez que hemos conseguido acercarnos y el animal está tranquilo a nuestro lado, debemos observar si está herido, ya que podría haber sido víctima de un atropello o de un accidente. En el caso de que el animal se hubiera dañado, y más aún si no tenemos conocimientos veterinarios, lo mejor será no manipularlo para evitar lastimarle aún más y llamar a la protectora más cercana o a la policía local. Si por el contrario el animal tiene buen aspecto y no muestra signos de enfermedad o daño alguno puedes utilizar el propio collar para sujetarlo o tomarlo en brazos si es pequeño.
  3. Identificación. Verificaremos si tiene chapa identificativa con los datos del propietario para localizar a su familia. “Lo adecuado es comprobar si tiene chapa en el collar con un número de teléfono de contacto, ya que así será mucho más sencillo encontrar a los dueños. Pero ese sería el caso más fácil. Si no tiene, debemos ir con el animal a un veterinario o a una protectora de animales para que con el lector de microchip le identifiquen (están obligados a hacerlo de forma gratuita) y así poder ponerse en contacto con sus propietarios. Si no tuviera microchip habría que llamar a la policía local o al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) para que hagan la recogida del animal y nos informen de los pasos a seguir”, cuenta la voluntaria de la Lliga per a la protecció d'animals i plantes de Barcelona. Y es que, según informan desde la Fundación Affinity, de todos los animales perdidos o abandonados en 2014 “sólo el 30% de los perros y el 3% de los gatos que llegaron a un refugio estaban correctamente identificados con microchip”, algo esencial para poder localizar a los dueños del animal.
  4. Evaluación y toma de decisiones. El escenario ante una pérdida o abandono puede ser de lo más variado: perros o gatos con o sin chapa identificativa, microchip o collar; animales dañados o desorientados; propietarios desesperados o, por el contrario, infractores sin ningún tipo de escrúpulos. El abandono de animales es ilegal y, por tanto, denunciable. Debemos tener en cuenta también que la mayoría de protectoras suelen estar saturadas, por lo que hacerse cargo del animal de forma indefinida o hasta que se encuentre a su propietario puede ser algo realmente inviable. Por otra parte, los centros integrales de acogida de animales de los ayuntamientos pueden practicar la eutanasia para limitar el número de animales acogidos (aunque muchos ya avanzan hacia el sacrificio cero). Así que una opción puede ser que, si tienes la posibilidad y quieres ayudar, te hagas cargo temporalmente del animal mientras se localiza a su propietario, en el caso de pérdida, o colaborar para encontrarle un nuevo hogar si ha sido abandonado. Por supuesto, también puedes acoger definitivamente al animal en el caso de que no se encuentre al propietario o éste no quiera hacerse cargo de él.

Puede darse también el caso de que el animal que encontramos vagando corra peligro, por ejemplo, si lo encontramos caminando por el arcén de una carretera. Juan Ignacio Codina Segovia, periodista, cofundador y subdirector del Observatorio Justicia y Defensa Animal nos informa de que “en estos casos, se debe dar aviso inmediato a las autoridades, ya sea la policía local o la Guardia Civil, según el lugar en el que nos encontremos. También se puede dar parte telefónicamente a un refugio o sociedad protectora de animales de la zona pero, se contacte con las autoridades o con un refugio, en ambos casos es de suma relevancia ofrecer todos los datos que se puedan aportar, tales como una descripción del animal, así como dónde se le ha visto por última vez, para que puedan localizarlo”.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '