PUBLICIDAD

Mascotas
Pienso canino
Encontrar un pienso canino de calidad no es sencillo. Te explicamos qué características debe tener este producto para cubrir las necesidades nutricionales de tu perro, y otras opciones saludables para alimentarle.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Características de un buen pienso canino

Todos los especialistas coinciden en que el principal ingrediente que debe contener todo buen pienso canino es carne o pescado de calidad, y cuáles no deben aparecer como, por ejemplo, los cereales. En el mercado encontramos un sinfín de tipos de piensos para perros, pero hay algunos trucos para reconocer aquellos insanos o de menos calidad para nuestras mascotas. También hay alternativas más saludables al pienso: latas, comida deshidratada o la dieta BARF, son algunas de ellas.

Características de un buen pienso canino

Carlos Alberto Gutiérrez, veterinario experto en nutrición canina, explica que el término 'buen pienso' es una trampa porque un pienso, por muy bueno que sea, es infinitamente inferior a los alimentos frescos y naturales para perros. Para este especialista, la mayoría de los piensos son de mala calidad y opina que es complicado encontrar en el mercado piensos que realmente sean aceptables para la alimentación de nuestras mascotas. Vicky Ribes, adiestradora canina profesional en Canis Training, sí cree, por el contrario, que se pueden encontrar piensos de calidad pero, al igual que Carlos, afirma que es muy complicado porque siempre serán de calidad inferior a los frescos. Para ella, un “buen” pienso es “aquel que contenga un alto porcentaje de carne o pescado. Normalmente, además, suelen llevar verduras o algún tipo de hidrato de carbono como arroz o patata. Lo importante es que el porcentaje de carne sea muy superior al de verdura e hidratos, y no al revés”.

Para la fundadora de Canis Training los piensos de baja calidad son un verdadero problema para los perros, ya que la alimentación incide directamente en su salud, “del mismo modo que ocurre con el ser humano y con todas las especies”. Vicky Ribes explica que “un pienso excesivamente barato es lógico, a priori, que no aporte las mismas calidades de carne o pescado que uno más caro”. Y nos pone como ejemplo el contenido de pollo de los piensos en función de su coste: “los piensos de calidad Súper Premium se llevan lo mejor del pollo, esto es, los muslos y las pechugas. Los piensos Premium se llevan los cuellos, la carcasa, hígados, riñones, corazón… Los piensos de calidad media empiezan a quedarse ya sin mucho donde elegir, quedan las alitas, las patas, las cabezas, y el resto de casquería aprovechable. Y, por último, los piensos de supermercado o marcas blancas, donde lo único que llevan de pollo son las plumas, los picos, las uñas. Lo que sobra y que no se llevan los demás. Evidentemente, en la composición del pienso no se especifica qué parte del pollo es la que han utilizado para hacer las bolitas, pero podemos tener una pista importante si en los ingredientes en lugar de “pollo” pone “carne de pollo”. En el segundo caso estamos seguros de que es carne de pollo, y no los restos que no se destinan al consumo”.

Piensos basura para perros

En este sentido, por tanto, podemos afirmar que los piensos basura, comparables a las cadenas de fast food para humanos, existen. Son piensos que ceban, pero no alimentan y, con los años, repercuten directamente en la salud de la mascota: intolerancias, alergias, cáncer, problemas graves de riñones y de corazón. “Estamos acortando la vida de nuestros perros unos cuantos años sin darnos cuenta. Lo peor de mal alimentar a nuestros perros es que no tiene una causa-efecto inmediata en la mayoría de los casos, pero está demostrado científicamente que reduce la vida del animal de forma alarmante. De hecho, hay un informe anual que se elabora en Estados Unidos de los piensos que han sido retirados del mercado por causar la muerte directa a un número determinado (elevado) de perros y gatos. En este informe aparecen muchísimas marcas de piensos peligrosos, pero son datos que en España no se recogen y la legislación actual no ayuda a mejorar la situación”, explica la adiestradora canina.

¿Qué llevan estos piensos para que sean tan dañinos? “Básicamente harinas de cereales, gluten de cereales, y compuestos químicos como aromas y grasas artificiales para que el animal quiera comerse esas bolitas”, nos cuenta Vicky, que añade que “los fabricantes utilizan los cereales por ser infinitamente más baratos que la carne”. En la actualidad este tipo de alimentos ha provocado la aparición de alergias inexplicables como, por ejemplo, la alergia al pollo. ¿Cómo es posible que un perro tenga alergia al pollo? “Desde hace unas cuantas décadas estamos alimentando a nuestros amigos caninos con lo que pensábamos que era pollo, pero nada más lejos de la realidad”. Por ello, la adiestradora incide en la necesidad de poner mucha atención en el tipo de alimento que ofrecemos a los perros, porque el ahorro económico puede tener consecuencias nefastas en su salud.

Actualizado: 3 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '