PUBLICIDAD

Mascotas
Peluquerías caninas: mucho más que estética
Las peluquerías caninas son una forma estupenda de brindar a nuestra mascota los cuidados higiénicos que necesita. Conoce cómo se trabaja en ellas, y por qué son tan importantes para los perros y sus dueños.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para mantener una buena higiene canina

Consejos para mantener una buena higiene canina

Los productos para el baño del perro ya no son tan agresivos, y ahora se les puede bañar una vez a la semana.

Mantener una buena higiene canina está en nuestra mano. Tan sólo debemos dedicar algo de tiempo (y dinero) a nuestra mascota. Y es que nuestro compañero de aventuras no solo necesita paseos, mimos, atención veterinaria y comida, también es necesario bañarlo, cortar o arreglar su pelo, y un cepillado diario que elimine la suciedad que va acumulando en cada caminata. Ya sabéis que un perro es una responsabilidad enorme que no entiende de vacaciones ni días festivos. Pese a que un animal necesita de nosotros trabajo diario y cierto compromiso por nuestra parte, la recompensa de verles felices es enormemente gratificante. Repasamos algunos consejos para mantener una buena higiene canina:

  • Baño frecuente. Durante años se ha recomendado bañar al perro una vez al mes. El motivo no era otro que la agresividad de los productos empleados para el baño; productos agresivos dermatológicamente hablando. Sin embargo, los avances en cosmética permiten que podamos bañar a nuestra mascota más a menudo llegando a poder hacerlo hasta una vez a la semana. Tenemos el ejemplo en los perros de exposición, que se suelen bañar cada semana, exceptuando algunas razas como el Cocker Americano, que se baña cada cuatro días, y son animales que tienen un pelo envidiable y una salud dermatológica plena. Lo deja claro Xandra Martínez, responsable de Barbudogs: “Los perros viven con nosotros en casa, se suben a las camas, el sofá… ¿Cómo no vamos a bañarlos cada semana si se ponen negros con el polvo del parque y la grasa de la contaminación de las ciudades?”.
  • Corte de pelo cada tres meses como máximo. En cuanto al corte de pelo, por norma general pensamos que debemos hacerlo solo en verano para evitar que pasen demasiado calor. Esto puede ser un error ya que dependiendo de la raza y, por tanto, del tipo de pelaje, el ciclo de mantenimiento es totalmente diferente. Un pelo largo como el Shih Tzu debe tener ciertos cuidados constantes para que el pelo se vea sedoso y brillante, en cambio, una raza como el Labrador requiere menos cuidados específicos y basta con que su pelaje sea cepillado de forma asidua para que el pelo muerto no obstaculice el nacimiento del pelo nuevo. “En perros de pelo que no requieren corte es necesario que vayan como muy tarde cada 3 meses, coincidiendo con el cambio de estación, porque son perros que realizan una muda más fuerte en esas fechas. Se les realiza un cepillado profundo y la cosmética ayuda a nutrir la piel que tanto sufre con las mudas” cuenta Xandra.
  • Los arreglos, en la peluquería. Al igual que las personas acudimos a la peluquería para arreglarnos el cabello o someternos a algún tratamiento especial, las mascotas no quedan igual cuando se han bañado o arreglado en casa que si les atienden en la peluquería. Todo influye: los productos cosméticos empleados, un buen secado y cepillado, la mano de un profesional, etcétera. Son pequeños grandes detalles que marcan la diferencia en el acabado. Por supuesto, sin olvidar los arreglos higiénicos que son prácticamente imposibles de realizar en casa (a no ser que tengamos formación para ello) y que son, como hemos dicho, muy importantes para el seguimiento de la salud de nuestras mascotas. En cuanto a la periodicidad, Xandra recomienda que durante el invierno se haga una peluquería de mantenimiento mientras que en la primavera-verano se opte por hacer cortes más apurados pensando en las espigas, garrapatas, y en los baños en la piscina o en la playa.
  • Cepillado diario como rutina. No debemos olvidar que es importante que en casa haya una tarea de mantenimiento constante. Para ello, los cepillados diarios después del paseo se convierten en una tarea imprescindible, ya que quitan mucho polvo y suciedad. Si no somos constantes en el mantenimiento de la higiene de nuestra mascota, la suciedad se acumula, algo que no es nada aconsejable para la piel del perro (de hecho, los que tienen problemas dermatológicos necesitan una mayor higiene).

Actualizado: 10 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD