PUBLICIDAD

Mascotas
Fruto por alimento
Existe la posibilidad de disfrutar de un caballo a cambio de asumir su manutención, algo que se conoce como ‘fruto por alimento’. Te explicamos en qué consiste y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.
Escrito por Santiago Jiménez, Monitor de equitación

Cuánto cuesta el ‘fruto por alimento’

Coste del fruto por alimento

El precio medio del 'fruto por alimento' ronda los 300-450 € mensuales, y suelen ser más caros los centros cercanos a grandes ciudades y los de reconocido prestigio.

El precio del ‘fruto por alimento’ varía mucho dependiendo de la zona (suelen ser más caros los que se encuentran cerca de grandes ciudades), y de las características del centro donde lo estabules, pero en general rondan aproximadamente desde los 120€ el más barato hasta los 900€ el más caro; no obstante el precio medio ronda los 300-450€, y depende de la actividad que quieras realizar: salto, doma, campo…, y de las instalaciones y servicios de los que disponga (si tiene pista cubierta, caminador, si los mozos limpian y equipan al caballo…), de su ubicación, del tipo de alimentación que se proporciona a los animales y, en algunos casos, incluso de su prestigio, bien adquirido por muchos años de buen hacer, o por ser referente en competiciones con profesionales de peso.

El pupilaje básico suele incluir tres comidas (desayuno, comida y cena), grano y forraje, limpieza de box diario, cambio de cama (que suele ser de paja o viruta) y, en la mayoría de las Hípicas, se incluye también el cambio de manta (en tiempo frío son los mozos los que se encargan de poner y quitar las mantas en función de la temperatura y del estado de los caballos). Suelen ser servicios extras: la suelta de los caballos en prados, ponerlos en el caminador, preparar al caballo cuando se les avisa de que vamos a montar, limpiar y engrasar el equipamiento, extra de forraje o un pienso específico para nuestro compañero.

Para realizar un contrato entre particulares que establezca las condiciones del 'fruto por alimento' puede valerte sin problemas cualquiera genérico, en el que se pueden incluir (por parte de la propiedad) las cláusulas que se estimen oportunas, pero si no estás de acuerdo con alguna de las cláusulas o quieres incluir tú alguna, todo es cuestión de negociar con el propietario y habrá quienes accedan y quienes no.

En cualquier caso, existen abogados especializados que te pueden ofrecer una información más detallada de todo lo concerniente a este tipo de contratos (www.abogadosecuestres.com).

Cualquier tipo de cesión es un excelente y necesario paso antes de la compra de tu futuro caballo, es la mejor manera de saber lo que significa la responsabilidad de tener un caballo y conocer los pros y contras que conlleva, y de saber si lo puedes o quieres compaginar con tu vida profesional y personal.

Un consejo: si puedes, equipa tú el caballo y no dejes esa responsabilidad a otros, porque al final el que se sube encima eres tú, el que se puede caer y hacer daño eres tú, y no hay nadie mejor para saber cuál el estado de ánimo de nuestro compañero ese día, si le duele o molesta algo, y para asegurase de que el equipo está correctamente colocado y en buen estado para su uso sin peligros ni desgastes anómalos.

Actualizado: 24 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD