PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo bañar a tu perro
El baño del perro en casa no es un jeroglífico, pero es importante saber cómo hacerlo, así como las conductas o productos a evitar para hacer de esta experiencia un momento agradable y libre de peligros.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

¿Por qué es importante bañar al perro?

El baño del perro es un hábito que debe incorporarse a nuestra rutina de cuidados junto a una correcta higiene dental, una alimentación saludable y algo de ejercicio diario. De esta forma le estaremos ofreciendo a nuestra mascota no sólo el bienestar y la calidad de vida que merece, sino mayores posibilidades de aumentar su longevidad.

Pero no todos los perros consideran la hora del baño una experiencia agradable, por lo que seguir ciertas pautas y recomendaciones puede servirnos para que nuestra mascota acabe incorporando con normalidad esta costumbre saludable. Te contamos todo lo que debes saber para emprender con éxito el baño del perro.

¿Por qué es importante bañar a tu perro?

El baño con agua templada y un jabón especial debe ser un hábito de higiene para nuestro perro. El motivo del aseo no es otro que la eliminación de la suciedad que se va depositando sobre el pelo y la piel de nuestras mascotas durante los paseos, el ejercicio y los juegos con otros canes. Dicha suciedad puede producir malos olores pero también cierto malestar para el animal (picores) e incluso enfermedades externas provocadas por bacterias, por lo que estableciendo una simple rutina de aseo podremos contribuir en gran medida a mantener un buen estado de salud del animal y, por ende, su bienestar. Además, el momento del baño puede ser una buena forma de pasar un rato con nuestra mascota y estrechar con ello nuestra relación.

Hay que tener en cuenta que nuestro perro no se ensucia igual que nosotros, ya que el mecanismo de protección de su piel funciona de forma muy diferente: las glándulas sebáceas segregan un film hidrolipídico para protegerle de la entrada de microrganismos. A diferencia de la piel humana, la suya no cuenta con glándulas sudoríparas, sino que la sudoración se produce únicamente por medio de las zonas sin pelo y del jadeo. Tampoco podemos olvidar que los poros de su piel son más grandes que los que componen la piel humana por lo que son más proclives a las infecciones, especialmente si se trata de una raza con muchos pliegues.

¿Todas las razas de perro necesitan realmente una rutina de baño? Sí. Independientemente de la raza, y por tanto del tamaño y del tipo de pelaje que tengan, es conveniente que todos los perros tengan asignada una rutina de aseo enmarcada en sus cuidados. Es cierto que existen familias caninas más propensas a ensuciarse o predispuestas al mal olor, ya sea por su propia anatomía, su actividad o su personalidad. Es el caso, por ejemplo, del bulldog inglés o del mastín, razas más proclives al comúnmente conocido “olor a perro” y que no es más que el olor que utilizan para relacionarse con otros animales. El aroma canino es más acusado en la zona que rodea el ano, las almohadillas de las patas y las orejas, ya que en ellas se concentran la mayoría de las glándulas encargadas de emanar su característico olor. Por supuesto, en el caso de una hediondez excesiva debemos valorar si se trata de falta de higiene o de alguna enfermedad canina.

Ponerse de acuerdo sobre la frecuencia de los baños del perro es un tema más complicado. Si bien algunos expertos consideran que el baño se debe llevar a cabo sólo cuando el animal realmente lo necesita y no por norma para no dañar el manto del mismo, como cuando se ha ensuciado en un charco; otros señalan que la asiduidad de los baños dependerá siempre del estilo de vida del animal y de la necesidad de hacerlo o no. Según este último argumento, no necesitará la misma higiene un animal que vive en un piso en la ciudad y sale a correr al parque dos veces al día que uno que vive a la intemperie o que pasa largos períodos en el campo. Tampoco será lo mismo para un perro de pelo largo que para uno de pelo corto. El primero puede necesitar un baño al mes pero el segundo probablemente aguantará perfectamente sin pasar por la bañera hasta dos y tres meses. 

Actualizado: 27 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Antonio Rodríguez, veterinario experto en animales exóticos

Antonio Rodríguez

Veterinario y miembro de la Asociación veterinaria de mamíferos exóticos
“La gran mayoría de los propietarios de animales exóticos no tienen ni las nociones básicas para prestarles los cuidados necesarios”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '