PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa
Para conseguir que tu perro haga sus necesidades en la calle debes educarle para ello desde que es un cachorro. La clave del éxito para conseguirlo es combinar la paciencia y la educación en positivo.
Escrito por Elena Romero García, Veterinaria especialista en medicina de pequeños animales

Educa al cachorro en positivo cuando haga sus necesidades

Educa al cachorro en positivo cuando haga sus necesidades

A veces el perro hará pis o caca en el lugar equivocado, pero nunca debes regañarlo porque puede llegar a asociar que si orina delante de ti recibirá un castigo.

Aun creando un parque de cachorro y anticiparnos a sus necesidades, a veces el perro hará pis o caca en el lugar equivocado, pero, pase lo que pase, nunca debemos regañarlo porque esto no hará que aprenda más rápido, al contrario, podría entorpecer el proceso. El perro puede llegar a asociar que si orina delante de nosotros recibirá un castigo.

Cuando veamos al perro hacer una deposición en el lugar adecuado conviene premiar la acción con una rica golosina canina y un gesto o palabra cariñosa. En cambio, si lo hace en un sitio inadecuado deberemos limpiarlo, a ser posible sin que nos vea, y no reprimirle. El cachorro asociará rápidamente que si hace sus necesidades en el empapador recibirá un estímulo positivo y que, sin embargo, si lo hace en un sitio inadecuado no habrá respuesta por parte del propietario.

Los mejores premios para ellos son golosinas como las galletas para perro o pequeños trozos de salchicha. Siempre que recompensemos debemos acompañarlo de una palabra cariñosa que refuerce. Así que prémialo generosamente con un “muuuy bien” mientras le das su alimento favorito y rápidamente aprenderá a canjear trocitos de salchicha por orinar en el sitio adecuado.

El objetivo de reforzar el premio alimentario con una caricia o palabra suave es que en un futuro próximo puedas sustituir  la comida sólo por la palabra. Al perro le resulta tan satisfactoria la golosina como nuestra atención. De esta forma podrás ir usando los premios de comida para premiar las diferentes acciones que quieres fijar en su proceso de aprendizaje.

Por otra parte, para que un premio tenga un valor hay que dárselo con motivo, es decir, si ofrecemos trozos de salchicha al perro de manera indiscriminada todo el día, el dárselos porque haya hecho el pis en el periódico no tendrá ningún efecto. Es por esta razón que cuando estemos enseñando algo solo podremos dar la recompensa tras efectuarse el acto, y jamás sin su presencia pues perderá la relación causa-efecto.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD