PUBLICIDAD

Mascotas
Peligros del verano para tu perro
Picaduras de insectos, espigas en las orejas, golpes de calor... El verano es una época propicia para que tu perro sufra todo tipo de contratiempos. Conoce cómo prevenir estos riesgos y cómo actuar en caso necesario.

Cómo afecta el verano a los cinco sentidos del perro

Cómo afecta el verano a los cinco sentidos del perro

Pelar la parte interna de la oreja del perro ayuda a evitar que le entren espigas y otros cuerpos extraños en el oído.

La vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto de tu mascota también pueden padecer ciertos males veraniegos, pues son los órganos que están más en contacto con el exterior y las condiciones climáticas de cada época.

Vista

El sol afecta a animales de ojos claros, y más aún si se les recorta el pelo. También pueden sufrir irritaciones por contacto con el agua del mar o la piscina, o con cuerpos extraños como espigas, arena, insectos...

Si tiene los ojos irritados debes lavarlos con suero fisiológico y acudir al veterinario, por si fuera necesario administrarle algún tratamiento complementario. Y los cuerpos extraños puedes intentar extraerlos con gran cuidado pero, sin duda, lo más inteligente es que esta operación la realice un profesional.

Olfato

A través de la respiración normal, u olfateando el suelo, las fosas nasales de tu mascota pueden atraer polvillo, ramitas secas, espigas… Te darás cuenta por los estornudos en cadena que emitirá el animal.

Por lo general, el propio perro conseguirá expulsar cualquier cuerpo extraño a través de los estornudos. Pero si ves que éstos no cesan o se acompañan de sangre, acude inmediatamente al veterinario.

Gusto

Todos los perros estimulan su sentido del gusto echándose a la boca piedras, plásticos, restos de alimentos humanos, cacas, y todo tipo de objetos inimaginables (a veces repugnantes). Objetos que pueden afectar a su aparato digestivo, provocando roturas de dientes, al jugar con piedras, o clavándose astillas de palo en encías, lengua y tonsilas, o alojándose en alguna parte del intestino.

En determinados casos será necesario extraer, mediante operación quirúrgica, los objetos alojados en las vías digestivas. En el caso de astillas clavadas en la boca, si el perro lo permite intenta extraerlas con sumo cuidado o, mejor, acude cuanto antes al veterinario. Como medida preventiva debes estar siempre muy atento a qué cosas se mete tu mascota en la boca.

Oído

Algunas razas de perro, por ejemplo, los cocker, suelen atraer hacia sus orejas espigas y otros cuerpos extraños. Su entrada en el oído puede causar graves problemas, como infecciones crónicas, perforación de tímpano...

Lo mejor es pelar la parte interna de la oreja. Aunque a algunos les resulte poco estético, es una de las pocas formas de disminuir la incidencia de este problema. Tampoco hay que olvidarse de secar bien los oídos tras cualquier tipo de baño, pues la humedad puede ser causa de otitis.

Tacto

Si a un animal acostumbrado a pasear por calles lisas le pones a caminar por arena caliente o peñascos cortantes, sin duda tendrá problemas. Las patas del animal también pueden verse afectadas por sus más tenaces enemigas: ¡¡las espigas!! Pueden clavarse entre sus dedos y quedarse en la zona de entrada, e incluso comenzar un largo recorrido por las patas del animal hacia un final incierto, llegando a salir a la altura del codo o del hombro. Otro peligro más en sus paseos por el campo son las mordeduras de serpiente.

El tiempo de adaptación de tu perro a un nuevo tipo de suelo no tiene nada que ver con el que tardas tú en cambiar de zapatos. Por tanto, no prolongues demasiado los paseos. También hay productos que endurecen las almohadillas de sus dedos, pero sólo deben utilizarse bajo prescripción facultativa. Pela las patas de tu perro. Así será más fácil detectar las espigas tras un paseo campestre.

En cuanto a las mordeduras de serpiente, como es lógico, debes visitar cuanto antes a un veterinario y facilitar la identificación del reptil explicándole cómo eran su forma, tamaño y colores. Si la serpiente no es venenosa el clínico realizará una cura local y mantendrá al animal bajo vigilancia entre 12 y 24 horas. Pero si fuera venenosa, las posibilidades de curación dependerán de la cantidad de veneno, del tamaño y estado sanitario de tu mascota, y del tiempo transcurrido entre la mordedura y la intervención del profesional. Como no es sencillo saber el tipo de mordedura, cuanto antes lleves el perro al veterinario, mejor.

Actualizado: 23 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD