PUBLICIDAD

Mascotas
Intoxicaciones en el gato
En nuestra casa convivimos con productos que pueden ser peligrosos para los gatos, como el chocolate, el paracetamol o algunas flores. Descubre de qué sustancias debes alejarle y cómo actuar en caso de intoxicación.
Escrito por Elena Romero García, Veterinaria especialista en medicina de pequeños animales

Intoxicación en el gato por alimentos caseros

Hay una serie de alimentos caseros que no podemos ofrecer a nuestros gatos pues son tóxicos para su salud. Entre ellos tenemos el ajo, la cebolla, el chocolate, las nueces de macadamia, las pasas y las uvas.

Los ajos y las cebollas son especialmente tóxicos en los mininos, de manera que una pequeña cantidad produce una grave anemia y alteraciones del ritmo cardiaco y respiratorio que pueden poner en peligro su vida.

El chocolate para tu felino es más tóxico cuanto más puro sea, siendo letal para un gato de tres kilos una dosis de 18 gramos de chocolate puro. En las primeras 12 horas tras el consumo aparece los síntomas que nos harán sospechar de su peligroso atracón: vómitos, diarrea, nerviosismo, alteraciones cardiovasculares, fiebre, convulsiones, coma y muerte.

Los caramelos contienen xilitol, que es un sustitutivo del azúcar, que cuando se consume en exceso puede provocar una liberación rápida de la insulina, produciendo un estado de hipoglucemia (bajada de azúcar) que mantenida en el tiempo puede ser fatal para nuestra peluda mascota.

La uvas y pasas pueden provocar alteraciones en el riñón, y se sabe que el aguacate, al igual que para los perros, es muy tóxico, de manera que no es recomendable ofrecérselo a los gatos.

En general, las comidas caseras suelen tener demasiada sal, condimentos o azúcar y esto no es beneficioso para los gatos, por lo que debes evitar dárselas. Aunque es algo evidente, no se debe ofrecer ni alcohol ni café pues ambos son muy peligrosos para él.

Por todos es conocido que a los gatos les gusta el pescado. Pues bien, alimentarlo exclusivamente con latas de atún puede causarle problemas cardiorrespiratorios, porque el atún enlatado carece de taurina, que es un animoácido esencial en la dieta de estos animales. Otros alimentos como los huesos y las espinas de pescado no son tóxicas, pero también debes evitarlas en la dieta de tu gato si no quieres tener problemas gastrointestinales como los fecalomas (heces muy duras) o la obstrucción intestinal.

De la misma manera la leche, y todos sus derivados, deberían evitarse una vez que el gato se convierta en adulto, ya que con la edad pierden las enzimas que digieren la lactosa de la leche y su consumo puede provocar malestar digestivo e incluso intolerancias.

Actualizado: 12 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD