PUBLICIDAD

Mascotas
Cólico equino
El cólico equino es un síndrome muy frecuente en el caballo, con múltiples causas, que de no tratarse puede resultar muy grave. Aprende a reconocer sus síntomas y realizar los primeros auxilios para aliviar su dolor.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Primeros auxilios para el cólico equino: tratamiento y prevención

Ante la sospecha de un cólico en tu caballo, debes llamar a tu veterinario, que determinará la gravedad del caso y averiguará la causa para pautar el tratamiento más adecuado. Es importante no demorarse mucho, ya que tu caballo está sufriendo bastante dolor y el cuadro clínico puede empeorar o complicarse. Mientras llega el veterinario, es muy útil seguir estos consejos de primeros auxilios en el cólico equino:

Qué hacer para aliviar al caballo:

  • Si tu caballo lo acepta, puedes hacerle caminar despacio. Esto favorece la motilidad intestinal y la expulsión de gases, que aliviará en parte el dolor.
  • En la medida de lo posible, aparta cualquier objeto con el que pudiera golpearse y coloca pacas de paja alrededor para evitar lesiones.

Qué debes evitar hacer:         

  • No obligues al caballo a realizar ejercicios bruscos.
  • No le permitas comer ni beber.
  • No utilices medicamentos ni intentes un sondaje gástrico o punciones sin que tu veterinario te lo indique.

Tratamiento del cólico en el caballo

Para resolver un cólico equino existen dos vías de tratamiento: el médico y el quirúrgico. En cuanto al tratamiento médico, los puntos clave se centran en la analgesia, el mantenimiento de la hidratación corporal del caballo, una circulación sanguínea estable y los niveles óptimos de electrolitos y minerales. Para ello, es necesario administrar analgésicos e instaurar una fluidoterapia a base de suero oral o intravenoso.

Si el caballo se deja, se le puede hacer caminar lentamente para ayudar a estimular la motilidad intestinal, disminuir la ansiedad y paliar parcialmente el dolor.

En caso de íleo (paralización) intestinal, las bacterias intestinales quedan retenidas y pueden pasar al torrente sanguíneo, por lo que es importante prevenir las infecciones mediante el empleo de antibióticos. Para la regulación del tránsito intestinal se recurre al uso de laxantes o lubricantes, estimulantes de la motilidad (en caso de íleo) o espasmolíticos (en caso de cólico espasmódico).

Un pequeño porcentaje de caballos con cólico requieren cuidados intensivos e incluso tratamiento quirúrgico para eliminar el contenido retenido en el tracto digestivo y posicionar los órganos en su lugar anatómico natural. En los casos más graves, pese al tratamiento intensivo, el animal puede fallecer o requerir la eutanasia.

Prevención del cólico equino

Antes de llegar a estos extremos podemos intentar instaurar una serie de sencillas medidas con el fin de prevenir la aparición de cólicos en el caballo, sobre todo si se trata de un animal con factores de riesgo para ello. Para evitarle este mal rato sigue estos consejos:

  • Alimentación: la mitad de la ración de tu caballo debe estar compuesta por forraje, preferiblemente heno de buena calidad, y la otra mitad por pienso concentrado. Los cambios de alimentación deben realizarse gradualmente y repartir la ración en varias tomas. Tampoco se debe alimentar o dar de beber inmediatamente antes o después del ejercicio. Evitaremos los atracones de paja y la ingestión de arena mientras pasta y revisaremos sus dientes cada seis meses.
  • Hidratación: el caballo necesita agua limpia siempre a su disposición, especialmente si la temperatura exterior es elevada, y vigilando que no se congele si vive en climas muy fríos.
  • Desparasitación: se debe realizar regularmente y alternando los fármacos para evitar que los parásitos se vuelvan resistentes a ellos.
  • Ejercicio: acostumbrar al caballo a que haga ejercicio diario ayuda a prevenir los cólicos.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD