PUBLICIDAD

Mascotas
El celo en perras y gatas
El celo es una fase del ciclo sexual de las hembras que indica que están listas para la función reproductiva. Te explicamos cómo reconocer si tu perra o gata está en celo, y las ventajas e inconvenientes de castrarla.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Prevención y eliminación del celo en perras y gatas

El celo en perras y gatas puede llegar a ser muy molesto para nosotros y nuestras mascotas: manchas por toda la casa, inquietud, agresividad, maullidos a altas horas de la noche… Todo esto se puede evitar tato farmacológica como quirúrgicamente.

Medicamentos para evitar el celo en perras y gatas

Los medicamentos utilizados para inhibir el celo en las hembras están compuestos por hormonas y se pueden administrar en forma de comprimidos o inyecciones. Aunque puede resultar muy cómodo, a la larga el uso de estas hormonas puede conllevar efectos negativos sobre el aparato reproductor del animal, incluso favoreciendo algunas enfermedades graves del mismo.

Intervenciones quirúrgicas para evitar el celo en perras y gatas: esterilización

La esterilización consiste en realizar una operación al animal en la que se impide mecánicamente, y de forma reversible, la liberación de óvulos o espermatozoides. En el caso de las hembras hablamos de una ligadura de trompas y, en el de los machos, de una vasectomía. Aunque nuestra mascota no quedará gestante, sus órganos sexuales continuarán sintetizando hormonas.

Si no vas a dedicarte a la cría profesional, lo más recomendable es llevar a tu mascota al veterinario, ya sea macho o hembra, para que le practique una esterilización definitiva, comúnmente conocida como castración. Esta es una intervención quirúrgica en la que se extirpan los testículos (orquidectomía), los ovarios (ovariectomía), o los ovarios y el útero (ovariohisterectomía). Actualmente las técnicas han avanzado y se puede castrar a un animal mediante cirugía láser o laparoscópica, garantizando una mínima invasión de los tejidos y minimizando el dolor posoperatorio. Generalmente son operaciones sencillas que no requieren hospitalización, y los cuidados en casa son mínimos.

Falsos mitos de la castración en perras y gatas

Hay que desterrar algunos falsos mitos de la castración. El carácter de nuestras mascotas apenas cambiará, seguirá siendo él o ella misma. Tampoco es necesario que críen una vez en su vida para desarrollarse física y mentalmente; serán igual de felices aunque nunca se apareen, y probablemente estarán más sanos. Al igual que sucede con los seres humanos, los cahorritos no tienen por qué tener el mismo carácter y apariencia que sus padres, y no serán una especie de clon con los que podamos repetir las mismas buenas experiencias que tuvimos con sus progenitores. Además, no se les priva de una sexualidad; en nuestras mascotas se trata de un mero hecho hormonal por lo que, en realidad, castrar supone más ventajas que inconvenientes.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD