PUBLICIDAD

Mascotas
Estrés felino
El estrés no afecta solo a los humanos, sino que también los animales pueden padecerlo. Te contamos por qué los gatos pueden sufrir este trastorno, las consecuencias que tiene para su salud, y cómo ayudarles a superarlo.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Prevención y tratamiento del estrés en los gatos

Para que nuestra mascota desarrolle sus patrones de conducta naturales, debemos proporcionarle un ambiente sereno y cubrir todas sus necesidades comportamentales. A los gatos les suelen gustar los lugares altos desde donde curiosear y los escondites, por eso muchos adoran meterse en cajas de cartón o subirse a los armarios.

Algunos felinos disfrutan divirtiéndose solos con juguetes adaptados para ellos, y otros optan por compartir sus juegos con nosotros. Afilarse las uñas y marcar con sus almohadillas es esencial para ellos, pues secretan feromonas que les relajan. Podemos enseñarles a utilizar rascadores, para evitar que arañen otros objetos.

Asímismo, necesitan un lugar tranquilo donde defecar y orinar, así que procuraremos no ubicar su arenero en un lugar de paso o con mucho ruido, y situarlo lejos de su comedero y bebedero. Cada gato tiene un gusto particular: mientras que unos prefieren los areneros abiertos, otros se sienten más cómodos en uno cerrado. Es importante no hacer variaciones si él se siente a gusto con un tipo de arena. Recuerda dejar agua fresca a su disposición, en bebederos o pequeñas fuentes de agua, y proporcióonarle alimento adecuado a su edad y estado fisiológico, siendo recomendable combinar pienso seco con algo de pienso húmedo esporádicamente.

Tratamiento del estrés en los gatos: terapia conductual y farmacológica

Lo primero de todo es descartar enfermedades que puedan estar provocando estrés o cambios de comportamiento en tu gato, como la artrosis, la pancreatitis, o el hipertiroidismo felino. Por ello, te recomendamos consultar a tu veterinario en primer lugar. Una vez descartadas, es necesario buscar las causas que le están originando estrés.

Es recomendable solicitar la ayuda de un etólogo, veterinario especialista en comportamiento animal, que te ayudará a explicarte qué le sucede a tu gato y a detectar y corregir todos aquellos factores que trastornen su rutina, además de aconsejarte antes de realizar una mudanza, o llevar un nuevo gato a casa. Resulta útil que hagas memoria y escribas cualquier cambio que se haya producido en los últimos días o meses, por pequeño que sea, y observes el comportamiento que tu gato muestra contigo u otros miembros de la familia y mascotas.

En ocasiones, no basta con la asistencia de un etólogo y es necesario ayudarnos de otras terapias complementarias, desde la medicina tradicional a las terapias alternativas, pasando por alimentación específica. Los medicamentos tranquilizantes y los antidepresivos solo se usan en casos muy concretos en los que los niveles de ansiedad del animal no pueden ser controlados mediante otras técnicas.

Actualmente, existe una tendencia a utilizar la medicina alternativa, como la homeopatía, la fitoterapia, o la acupuntura. Uno de los productos más utilizados como tratamiento o coadyuvante de la terapia conductual felina son los análogos sintéticos de las feromonas, unas sustancias que los gatos secretan de forma natural para indicar que se encuentran en un entorno seguro. Tal es el caso de la feromona facial felina, que puede encontrarse en tiendas y clínicas veterinarias en distintos formatos (sprays, difusores), cada uno apropiado para una situación determinada: marcaje con orina, arañazos, mudanzas, viajes, visitas al veterinario, o la llegada de un nuevo gato a casa.

Actualizado: 20 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD