PUBLICIDAD

Mascotas
Sarna en el perro
La sarna es una enfermedad de la piel del perro causada por varias especies de ácaros. Te explicamos cómo identificar los síntomas de escabiosis canina, sus cuidados y tratamiento, y cómo prevenir el contagio en tu can.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Qué es la sarna en el perro y cómo se contagia

La sarna es una enfermedad cutánea producida por diferentes especies de ácaros, pequeños artrópodos que en la mayoría de los casos son inocuos. Algunos se encuentran en el polvo, otros en la vegetación, y una parte son parásitos, es decir, necesitan un hospedador del que dependen para poder subsistir. En este último grupo se encuentran los ácaros de la sarna, que están presentes en todo el mundo y en cualquier época del año, e infectan a un gran número de especies animales, incluyendo los de compañía, como el perro –que es de lo que hablaremos en este artículo–, el gato o el conejo, y al ser humano. Se asientan en la piel y se alimentan de restos de células epiteliales, queratina y sebo.

Cómo se contagia la sarna

La sarna es considerada una zoonosis, una enfermedad de los animales potencialmente transmisible al ser humano, aunque solo determinados tipos de sarna son contagiosos. La forma de transmisión más habitual es el contacto directo con un animal afectado o por medio de fómites infectados (mantas, juguetes, cepillos). Aunque su sintomatología puede ser muy molesta, muchas formas de sarna son localizadas, incluso remiten espontáneamente en unos días, y en caso necesario hay tratamientos medicamentosos eficaces frente a ella, tanto para los animales como para los humanos.

Tipos de sarna canina

Dependiendo de la especie de ácaro que produce la enfermedad, encontramos distintos tipos de sarna canina. Los perros más afectados suelen ser los que se encuentran en malas condiciones higiénicas y hacinados, pero también pueden contraerla si padecen otras enfermedades debilitantes o que alteren su sistema inmune, como el hipotiroidismo, el estrés, o tratamientos inmunosupresores. La sintomatología y el tratamiento es muy similar en todas, con algunas particularidades.

  • Sarna demodécica: causada por ácaros del género Demodex, que se encuentran de manera natural en la piel y los folículos pilosos de los perros. Solamente provoca la enfermedad cuando el número de ácaros se multiplica en exceso debido a una bajada de defensas, a causa de otras enfermedades subyacentes (estrés, hipotiroidismo, cáncer), o tratamientos inmunosupresores. También existen animales predispuestos genéticamente, como los de raza pura y pelo corto (Shar Pei, dóberman). No es contagiosa a los humanos. Existe una forma localizada, que normalmente se resuelve por sí sola en unos meses; y una forma generalizada, más grave, que se extiende por todo el cuerpo.
  • Sarna sarcóptica: también denominada 'escabiosis canina', está causada por Sarcoptes scabiei var. canis, un ácaro capaz de excavar milimétricas galerías en la piel. Este tipo de sarna puede afectar a otras especies, como el gato o el zorro, y es transmisible al ser humano.
  • Cheyletiellosis: esta sarna también se conoce con el nombre de 'caspa ambulante', debido a su sintomatología. Su agente etiológico es Cheyletiella, y puede afectar a perros, gatos, conejos y seres humanos.
  • Ácaros de los oídos: pertenecen a la especie Otodectes cynotis y se sitúan en el conducto auditivo. Es mucho más frecuente en gatos, aunque los perros, especialmente los cachorros, también pueden sufrirla. El ser humano no se ve afectado.

Actualizado: 7 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '