PUBLICIDAD

Mascotas
Embarazo psicológico en la perra
Quizá has oído hablar del embarazo psicológico, incluso ya le ha ocurrido a tu perrita, pero ¿a qué se debe? Despejamos tus dudas sobre sus causas, sus síntomas y cuándo hay que ponerle un tratamiento.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento del embarazo psicológico en la perra

En general, los cambios físicos y de comportamiento observados en las perras con gestación psicológica remiten de forma espontánea en dos o tres semanas. No obstante, si alguno de los signos clínicos, como la inflamación de las mamas o los cambios comportamentales, llegan a ser muy molestos para el animal o el propietario, se puede recurrir a la terapia farmacológica.

Existen diversas sustancias para contrarrestar el efecto de la prolactina, aunque en la actualidad el más utilizado es la cabergolina en forma de comprimidos o jarabe para administración oral. Habitualmente bastan seis o siete días para que la inflamación, la producción láctea y la conducta maternal remitan, aunque en algunos casos es necesario prolongar el tratamiento. Su uso es seguro y no suele causar efectos secundarios.

Tu veterinario puede recomendarte usar algún tipo de antiinflamatorio o de antibiótico si existe mamitis y en casos muy particulares de agresividad  grave puede llegar a ser necesario utilizar tranquilizantes.

Una forma de complementar el tratamiento farmacológico del embarazo psicológico en la perra consiste en disminuir la cantidad de aporte calórico diario para luego incrementarlo poco a poco tras la remisión de los síntomas.

Recuerda que no es recomendable intentar extraer la leche manualmente o aplicar compresas frías o calientes, ya que supone un estímulo para la producción láctea.

Prevención del embarazo psicológico de la perra

La única manera de evitar la futura reaparición de este trastorno, a no ser que deseemos que nuestra perrita tenga cachorros, pasa por la esterilización. Es un procedimiento quirúrgico sencillo que se realiza de manera habitual en las clínicas y hospitales veterinarios en el que se extirpan los ovarios y el útero. Además, conlleva otros beneficios para nuestra perrita, evitando la aparición de enfermedades del aparato reproductor y el abandono de cachorros indeseados.

Actualizado: 25 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD