PUBLICIDAD

Mascotas
Otitis en perros y gatos
La otitis es una dolorosa inflamación del oído frecuente en perros y gatos. Detectar sus síntomas y poner un tratamiento cuanto antes es clave para evitar que se agrave y se cronifique, y pueda llegar a causar sordera.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento y prevención de la otitis en perros y gatos

El tratamiento eficaz de una otitis en perros y gatos pasa en primer lugar por la eliminación y control de la causa desencadenante. En el caso de los cuerpos extraños, como las espigas, deben ser visualizados y extraídos cuidadosamente por el veterinario mediante instrumental específico. Este procedimiento requiere sedación en algunas ocasiones para evitar molestias y daños.

Si nuestro perro o gato padece enfermedades primarias, como la atopia, deben ser controladas para evitar las recidivas. En segundo lugar, se debe limpiar y acondicionar el conducto auditivo para eliminar secreciones mediante soluciones óticas de limpieza adaptadas para animales domésticos. Esto facilita la observación del conducto auditivo y favorece la penetración y actuación de los fármacos.

Para el tratamiento de las otitis externas se utilizan medicamentos tópicos en forma de gotas o geles, que se aplican directamente sobre el canal auditivo. Los principios activos que contienen estos preparados son antiinflamatorios, antibióticos, antifúngicos, o acaricidas. La elección del más adecuado depende de la etiología de la otitis.

Por su parte, para el tratamiento de las otitis medias o internas, y las externas con intenso edema que no permite la visualización del tímpano, es necesario usar antiinflamatorios y antiinfecciosos de manera sistémica, no local, ya que el empleo de algunos fármacos localmente puede ser perjudicial o ineficaz. Procura seguir las indicaciones de tu veterinario, terminar el tratamiento hasta el final, y acudir a las revisiones.

En ocasiones, se recurre a técnicas específicas para el lavado del conducto auditivo y la extracción de detritus del oído medio, mediante la apertura artificial de una ventana de drenaje en el tímpano bajo anestesia (miringotomía). Los pólipos o tumores deben ser extirpados quirúrgicamente, y en los casos de otitis crónicas más graves puede ser necesario la ablación del conducto auditivo, o la trepanación de las bullas timpánicas.

Prevención de la otitis en perros y gatos

Prevenir la aparición de la otitis en tu mascota depende del control eficaz de los factores predisponentes y el tratamiento de las enfermedades primarias. El conducto auditivo debe mantenerse aireado y limpio. Para ello, podemos utilizar semanalmente soluciones otológicas de limpieza adecuadas para nuestros animales de compañía, especialmente tras el baño o el paseo, para eliminar restos de jabón o de suciedad.

Existen varios tipos de limpiadores en función de la especie animal, el tipo de secreción, y los agentes infecciosos implicados más frecuentemente. De esta manera, el conducto estará limpio, con un pH óptimo, y libre de agentes patógenos.

Es normal que perros y gatos sacudan la cabeza tras su uso, la suciedad saldrá entonces hacia el exterior del pabellón auricular, y debes eliminarla con una gasa o paño suave; nunca utilices bastoncillos.

También es útil retirar los pelos del interior del conducto auditivo y tapar sus oídos durante el baño. Puedes pedirle ayuda a un profesional, o que te muestre cómo hacerlo. Sigue siempre sus indicaciones y acude periódicamente a tu veterinario para que revise su salud general y la de sus oídos.

Actualizado: 31 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD