PUBLICIDAD

Salud al día
Melanoma
El melanoma es el tipo de cáncer de piel más agresivo y los expertos advierten de que su incidencia está aumentando. Sin embargo, con unas sencillas medidas preventivas puedes reducir al mínimo el riesgo de padecerlo.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Factores de riesgo del melanoma

Mujeres tomando el sol en la playa

Las quemaduras solares, sobre todo en la infancia y adolescencia, son un importante factor de riesgo para desarrollar un melanoma.

Estos son los factores de riesgo más comunes que predisponen a sufrir un melanoma:

Exposición a los rayos de sol

Probablemente la exposición continuada y regular al sol no sea un factor de riesgo tan importante en la formación de un melanoma como lo son las quemaduras solares. Las quemaduras más perjudiciales son las leves/moderadas (las que provocan dolor durante menos de dos días y terminan en una descamación de la piel) y las graves (dolor o ampollas durante más de dos días). Las quemaduras más graves para el desarrollo de un melanoma son las que ocurren en la infancia y adolescencia; las que se producen en la edad adulta aumentan el riesgo de melanoma durante los 10 años siguientes.

Piel sensible

Los tipos de piel se dividen en fototipos del I al VI, según la mayor o menor facilidad para broncearse o sufrir quemaduras. Los fototipos I y II son los más sensibles a la luz solar; se trata de piel clara que sufre quemaduras a menudo y difícilmente se broncea, y el melanoma puede surgir con más frecuencia en estas personas. Sin embargo, las personas con fototipos mayores tienen una piel más oscura y el bronceado aparece muy pronto, protegiéndose así de los rayos ultravioletas del sol.

Múltiples lunares

Los lunares, también llamados nevus, son manchas oscuras circunscritas, y pueden ser congénitos (existen desde el nacimiento) o adquiridos (aparecen a lo largo de la vida, principalmente a partir de la pubertad). El número total de nevos que tiene una persona está vinculado a su genética, pero también se relaciona estrechamente con la cantidad de radiación solar a la que se expone durante la infancia.

Las personas con 50 o más nevos tienen un factor de riesgo añadido para padecer melanoma, por lo que deben ser evaluadas por un dermatólogo.

Lunar atípico

Son nevus que por sí solos ya constituyen un factor de riesgo para convertirse en melanomas. Son planos, como manchas, y cumplen al menos tres de las siguientes características:

  • Bordes irregulares en la forma.
  • Bordes difusos en el límite.
  • Varios colores.
  • Más de 5 mm de diámetro.
  • Enrojecimiento.

Antecedentes familiares

El melanoma se asocia a una predisposición genética como ocurre en otros cánceres, de tal forma que el riesgo de padecer un melanoma será mayor si algún familiar lo ha sufrido. El riesgo será mayor cuanto más cercano sea el familiar, más joven haya padecido la enfermedad, y más número de familiares afectos haya.

Sistema inmunitario debilitado

El consumo de drogas, los pacientes trasplantados, los infectados por VIH/SIDA, los pacientes de cáncer o enfermedades autoinmunes, son causas de depresión del sistema inmune, lo que facilita el desarrollo de cánceres, entre ellos el melanoma.

Actualizado: 11 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD