PUBLICIDAD

Salud al día
Menopausia
El incremento de la longevidad prolonga también la menopausia, por lo que cuidar la salud en esta etapa influirá sobre la calidad de vida futura, y contribuirá a prevenir la aparición de trastornos asociados.
Escrito por Silvia Chacón Alves, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento de la menopausia

El climaterio es una etapa más en la vida de la mujer, por lo que no siempre es necesario plantear un tratamiento farmacológico. No obstante, sí es cierto que durante este periodo aparecen muchos síntomas que pueden llegar a ser muy molestos para las mujeres y que pueden provocar una serie de complicaciones (como las fracturas o la enfermedad cardiovascular) que sí precisan medidas terapéuticas.

Por lo tanto, es necesario dejar claro que todo tratamiento para los síntomas de la menopausia tiene efectos beneficiosos, pero también efectos secundarios, por lo que las medidas farmacológicas deben emplearse cuando sean necesarias, es decir, cuando se presenten los síntomas (durante el tiempo que estos duren), por lo que no está indicado el tratamiento farmacológico para prevenir la aparición de los síntomas.

Terapia hormonal sustitutiva (THS)

Puesto que el principal responsable de los síntomas del climaterio es el descenso de los estrógenos, la medida farmacológica de elección es la administración de estrógenos.

Hay distintos tipos de preparados de estrógenos y vías de administración de los mismos (cremas vaginales, inyecciones, administración oral, etcétera) y se ha demostrado su eficacia en:

  • Las sofocaciones.
  • Los síntomas psíquicos.
  • Las alteraciones cutáneas y genitales.
  • La disminución de la pérdida de masa ósea, aunque no disminuyen el riesgo de fracturas.
  • Una leve disminución del riesgo de cáncer de colon.

Pero la THS no está exenta de riesgos, algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Adenocarcinoma de endometrio (esta complicación desaparece si se añaden gestágenos al tratamiento con estrógenos).
  • Proliferación del epitelio de la mama, con posible aumento de riesgo de cáncer en tratamientos de 10 años de duración.
  • Carcinoma de ovario en tratamientos de 10 años de duración.
  • Aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica.
  • Mayor riesgo de desarrollar cálculos en la vesícula biliar.

Otros tratamientos hormonales para la menopausia

En caso de que los estrógenos estén contraindicados también pueden emplearse los gestágenos solos o la tibolona, que es un esteroide sintético con acción estrogénica, que también es útil en el tratamiento de los síntomas y como protección de la masa ósea. La tibolona tiene el inconveniente de que, a largo plazo, aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Otra opción son los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM), que no tienen acción sobre los síntomas neurovegetativos ni la atrofia genital, pero son especialmente beneficiosos sobre la masa ósea. Los más utilizados son el tamoxifeno y, sobre todo, el raloxifeno, que tiene pocos efectos secundarios y se administra cómodamente.

Para la osteoporosis, además de los SERM, también existen otras opciones:

  • Bifosfonatos: inhiben la reabsorción ósea y aumentan el contenido de calcio del hueso. A este grupo pertenece el alendronato, el risedronato, etc. Sus principales efectos secundarios son de tipo digestivo.
  • Calcitonina: inhibe la resorción ósea, y además tiene un efecto analgésico (disminuye el dolor). La duración del tratamiento no debe superar los seis meses, y durante el mismo se tiene que añadir un suplemento de calcio.
  • Denosumab: es un anticuerpo monoclonal antirresortivo muy utilizado en la actualidad para este problema con buenos resultados.

Medidas complementarias para tratar los síntomas de la menopausia

Medidas dietéticas

Mujer haciendo ejercicio en una piscina

La base de la alimentación debe ser una dieta rica en calcio. La ingesta diaria ha de ser de 1,5 gramos de calcio, por lo que si no se consigue con los alimentos (leche y derivados, sardinas, legumbres, frutas y verduras) será preciso administrar suplementos por vía oral. Es importante también asegurar un consumo adecuado de vitamina D y reducir el colesterol.

El tratamiento con fitoestrógenos, vitamina E, productos de herbolario, etcétera no tienen una evidencia científica sólida como parte de las recomendaciones médicas, aunque existen casos de beneficio terapéutico en algunas mujeres con menopausia.

Si quieres conocer más sobre las necesidades nutricionales en la menopausia y los alimentos recomendados en esta etapa, haz click aquí.

Ejercicio físico

Uno de los factores de riesgo de osteoporosis es la falta de ejercicio, por lo que es necesario practicar algún tipo de ejercicio de forma regular. Las personas que hacen deporte pierden menos masa ósea y, además, gracias al ejercicio se reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, disminuye la intensidad de los sofocos y mejora el humor. Aquí encontrarás los más adecuados para practicar en esta etapa de tu vida.

Actualizado: 31 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD