PUBLICIDAD

Mente y emociones
Adicción al sexo
Cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda de satisfacción del mismo ocupa gran parte del día, o conlleva consecuencias negativas, hablamos de adicción al sexo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Causas de la adicción al sexo

Test realizado por

La adicción al sexo es un trastorno que tiene diversas causas. Estudios recientes han encontrado algunos trastornos que comparten ciertas características con la adicción al sexo. Estos son el trastorno dismórfico corporal, el juego patológico y las compulsiones sexuales, agrupándose en la categoría de ‘trastornos del espectro obsesivo-compulsivo’.

Los aspectos que tienen en común nos dan pistas acerca del origen de esta patología: afectan a un porcentaje considerablemente elevado de la población (6%), presentan una edad temprana de inicio, el curso es crónico y responden adecuadamente al tratamiento con inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS).

A nivel ambiental se han encontrado factores implicados en el desarrollo de la adicción al sexo, como es el caso del fracaso social, la existencia de una familia de origen problemática, desestructurada o con abusos infantiles.

Finalmente, hay personas que presentan en su personalidad rasgos proclives a la “búsqueda de sensaciones”, algo que puede facilitar el desarrollo de adicciones -como es el caso de la adicción al sexo-, cuando esta característica es mal gestionada por parte de la persona que la presenta.

PUBLICIDAD

Noticias relacionadas:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Walter Riso, psicólogo

El reconocido psicólogo Walter Riso nos atiende para hablarnos de cómo 'Desapegarse sin anestesia'.

Walter Riso

Psicólogo y autor de 'Desapegarse sin anestesia'
“El apego es la incapacidad de renunciar a un deseo, aún cuando sabes que debes hacerlo porque tu salud mental o tu bienestar se ven perjudicados”

Salud en cifras

92%
de las víctimas de ciberbullying sufre secuelas psicológicas
Fuente: 'Fundación ANAR'

PUBLICIDAD