PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

Combinar alcohol y sedantes resulta tóxico para el cerebro

Según datos del Plan Nacional sobre Drogas el consumo de hipnosedantes ha aumentado en España, y los expertos advierten que combinar estos fármacos con bebidas alcohólicas resulta tóxico para el cerebro.
Combinar alcohol y sedantes intoxica el cerebro

Alcohol y sedantes, mala combinación para el cerebro.

04 de Febrero de 2013

Una de las consecuencias de la crisis económica es el aumento de los niveles de estrés y ansiedad de la población, que ha provocado que se incremente también el consumo de medicamentos sedantes para dormir mejor o para relajarse en situaciones difíciles. Pero muchas de las personas que consumen estos fármacos también beben alcohol y, por ello, la sociedad científica de ámbito nacional Socidrogalcohol ha advertido que el consumo conjunto de hipnosedantes y bebidas alcohólicas puede resultar tóxico para el cerebro.

Así, y según los datos revelados por la última encuesta que ha realizado en España el Plan Nacional sobre Drogas, se ha registrado un incremento en el empleo de fármacos con efectos tranquilizantes, sobre todo entre la población femenina mayor de 45 años.

La suma del efecto de alcohol y sedantes puede provocar incluso una sobredosis y tener consecuencias fatales como un fallo del corazón o de la función respiratoria

Como explica el Dr. Joseph Guardia Serecigni, miembro de Socidrogalcohol (www.socidrogalcohol.org), la combinación de hipnosedantes y alcohol puede producir una intoxicación en el cerebro, y aumentar el riesgo de que estas personas sufran un accidente, o presenten alteraciones en su conducta.

Este experto recuerda que tanto el alcohol como los sedantes interfieren en el correcto funcionamiento del cerebro porque tienen la capacidad de provocar un enlentecimiento de este órgano. La suma, por lo tanto, del efecto de ambas sustancias puede provocar incluso una sobredosis y tener consecuencias fatales como un fallo del corazón o de la función respiratoria.

Los tranquilizantes, además, no pueden resolver por sí mismos los trastornos de ansiedad o del sueño, y pueden generar adicción y síntomas de abstinencia. Los expertos señalan que el insomnio y la ansiedad pueden ser síntomas de otros trastornos mentales o adicciones, y que es necesario acudir a un especialista para que indique el tratamiento apropiado y lo supervise, y que nunca se deben tomar hipnosedantes sin control médico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'