PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de abstinencia
Conocido comúnmente como “el mono”, el síndrome de abstinencia consiste en una serie de reacciones físicas que aparecen cuando una persona que sufre adicción a una sustancia deja de consumirla. Así se aborda.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Tipos de síndrome de abstinencia según la sustancia

Como ya hemos mencionado, el síndrome de abstinencia varía en función de la sustancia que lo produce. A continuación se describen los principales tipos de síndrome de abstinencia asociados a las sustancias más conocidas.

  • Síndrome de abstinencia alcohólica: activación del sistema nervioso autónomo (sudoración, taquicardia, hipertensión) temblor de manos, insomnio, etcétera. Se pueden experimentar alucinaciones entre 6-48 horas después de dejar de beber que normalmente son visuales. También pueden aparecer convulsiones. Estos síntomas pueden derivar en delirium tremens.
  • Síndrome de abstinencia de nicotina: estado de ánimo disfórico o depresivo, insomnio, irritabilidad, frustración o ira, ansiedad, dificultades de concentración, inquietud o impaciencia, disminución de la frecuencia cardíaca, aumento del apetito o aumento de peso.
  • Síndrome de abstinencia del consumo a la cafeína: dolor de cabeza, nauseas, irritabilidad, sueño, cansancio… Estos síntomas pueden aparecer dentro de los 12 a 24 horas de dejar de tomarla y duran de uno a cinco días.
  • Síndrome de abstinencia a las benzodiacepinas: ansiedad, irritabilidad, insomnio y alteraciones sensoriales (p.ej. hipersensibilidad a la luz, el ruido, etcétera).
  • Síndrome de abstinencia al cannabis: sudoración, náuseas, vómitos, diarrea, irritabilidad, anorexia, nistagmus (movimiento involuntario de los ojos), pérdida de peso y alteraciones del sueño.
  • Síndrome de abstinencia a la cocaína: disforia, apatía, desgana, decaimiento e irritabilidad…

Diagnóstico del síndrome de abstinencia

Según el DSM-IV-TR, el síndrome de abstinencia (SA) está descrito en el apartado de los trastornos inducidos por sustancias. Para diagnosticar síndrome de abstinencia deben cumplirse los siguientes tres criterios:

  • Presencia de un síndrome especifico de una sustancia debido a la interrupción o reducción de su consumo prolongado y en grandes cantidades.
  • Causa un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad laboral y social o en otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  • Los síntomas no se deben a una enfermedad médica y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD