PUBLICIDAD

Mente y emociones
Hipnosis clínica
¿La hipnosis es realmente efectiva o es un simple truco? Si bien no sirve para todos, lo cierto es que esta técnica de sugestión puede ser útil para tratar algunos problemas como el tabaquismo o la obesidad.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

¿Cómo es una sesión de hipnosis?

En primer lugar, antes de someterse a una sesión de hipnosis clínica, el hipnoterapeuta debe proporcionar toda la información necesaria al paciente para que se encuentre tranquilo y confíe en el tratamiento, logrando así llegar a un estado de concentración y de relajación extrema necesaria para llevar a cabo esta técnica de sugestión. Una vez planteado el problema que se quiere resolver mediante esta terapia, el experto en hipnosis planteará una serie de preguntas para poder conocer más al paciente y poder utilizar esta información durante el estado hipnótico.

La duración de las sesiones de hipnosis suelen estar entre los 50 y los 70 minutos, y el número de visitas de media necesarias para obtener resultados está entre las cuatro y seis, aunque dependerá de la persona y de una valoración previa del problema a resolver; durará más si el paciente tiene otros trastornos paralelos. Las sesiones suelen hacerse cada dos semanas y su precio varía según el profesional elegido,  aunque lo habitual es que se encuentren entre los 50 y 100 euros.

Cada sesión de hipnosis se puede dividir en tres fases, la inicial o de preparación, donde se ayuda al paciente a relajarse e inducir el estado hipnótico; la segunda, sugestión propiamente dicha, donde se le da las indicaciones sobre cómo actuar ante la situación problema; y la tercera, en la que se le ayuda a salir del estado hipnótico. Veámoslas con más detenimiento:

  • Fase de preparación: las sesiones hipnóticas se inician con una fase de relajación profunda, para ello existen varias técnicas, de contracción/relajación o a través de visualizaciones. Tras eso se le induce el estado hipnótico a través del conteo hacia atrás, la escalada de la montaña o el acceder a un lugar imaginario donde nada malo le puede suceder.
  • Fase de sugestión: una vez alcanzado el estado deseado se le da al paciente una serie de indicaciones a modo de órdenes, sencillas y directas, de fácil cumplimento, que serán tenidas en cuenta cuando surja la situación problema que se está tratando.
  • Fase de finalización: se saca al paciente del estado hipnótico, utilizando el procedimiento de inducción en sentido contrario, conteo hacia delante, bajada de la montaña o salida de lugar especial.

Actualizado: 11 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD