PUBLICIDAD

Mente y emociones
Inteligencia emocional
La capacidad de saber manejar los sentimientos propios y ajenos es la base de la inteligencia emocional, una preciada herramienta que conviene llevar por bandera en nuestra vida laboral, educativa y afectiva.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Cómo ser emocionalmente inteligente

La inteligencia emocional supone un conjunto de habilidades que pueden aprenderse, sólo hay que seguir una serie de consejos. Los pasos para ser una persona emocionalmente inteligente son los que te describimos a continuación:

  • Percibir la emoción: saber identificar y reconocer nuestros sentimientos y los de los demás. Para ello debemos atender a las manifestaciones de nuestra emoción, como son la expresión facial, nuestros gestos, etcétera. Por ejemplo, “estoy nervioso”.
  • Facilitar o asimilar la emoción: tener en cuenta nuestras propias emociones a la hora de llevar a cabo un razonamiento determinado o toma de decisiones. Supone comprender cómo nuestras emociones afectan a nuestros pensamientos, de forma que si las tenemos en cuenta nos pueden ayudar a tomar decisiones más acertadas y creativas. Por ejemplo: “estoy nervioso porque pienso que no voy a saber afrontar mi entrevista de trabajo, que haré el ridículo”.
  • Comprender la emoción: implica entender las diferentes señales emocionales que se nos presentan. Por ejemplo: “como estoy nervioso, entiendo que todos los pensamientos negativos que tengo son causa de la ansiedad. Es por esto por lo que me siento tenso y con las manos frías…”.
  • Regulación emocional: requiere el conocimiento de diferentes estrategias de control emocional; a nivel cognitivo (pensamientos y procesos mentales asociados a la emoción), a nivel fisiológico (sensaciones físicas asociadas a la emoción) y a nivel motor (comportamientos asociados a nuestro estado emocional). En el ejemplo tratado: “…sentirme tenso y tener las manos frías cuando se está nervioso es normal. No debo preocuparme por ello. Si respiro lentamente desaparecerá poco a poco esta sensación… Voy a intentar ensayar mi entrevista… A lo mejor no me sale perfecta, pero seguro que tampoco tan mal como yo creo”.  

    Las terapias psicológicas de tipo cognitivo-conductual pueden ayudarte a aprender las habilidades necesarias para regular tu emoción. Puedes intentar interiorizarlas mediante libros especializados en inteligencia emocional, cursos, el consejo de un psicólogo o un coach.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD