PUBLICIDAD

Mente y emociones
Intento de suicidio, cómo pasar página
Tanto para el afectado como para su entorno no es fácil sobreponerse a un intento de suicidio, pero empezar de nuevo es posible gracias al seguimiento médico, el refuerzo familiar y la superación personal.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Consejos para quien ha intentado suicidarse

El haber pasado por un intento de suicidio y todo lo que supone  previa y posteriormente es una de las situaciones más duras a las que puede enfrentarse una persona. Sin embargo, si por diferentes motivos, finalmente no lo llevo a cabo o pudo salvarse a tiempo, queda una etapa por delante en la que es fundamental tener en cuenta una serie de apoyos y consejos que te ayudarán a seguir adelante e intentar ver la vida desde otra perspectiva:

  1. Después de haber sufrido un ingreso como consecuencia de un intento de suicidio, es el personal médico quien da las indicaciones necesarias al paciente y a la familia sobre los pasos que debe dar a partir de ese momento.
  2. El afectado necesita tener apoyo psicológico o psiquiátrico para tener un seguimiento profesional. En ese caso, el paciente debe confiar de verdad en su psicólogo, hablar de sí mismo con naturalidad, compartir con él sus problemas y sus preocupaciones, sacar fuera el dolor del alma, porque como afirma Wittgenstein, las palabras son herramientas y cumplen una función terapéutica, ya que expresan un pensamiento.
  3. Elabora un plan de actuación con ayuda de tu médico sobre cómo actuar en un momento de crisis personal. Dicho plan tiene que ser adaptado al modo de ser de cada persona para que se sienta más seguro.   
  4. Saber cómo influye el estado de ánimo en la forma de interpretar la realidad también propicia la comprensión de uno mismo. En primer lugar, la forma de ver una situación cambia completamente cuando estamos tristes o abatidos. Con el paso de los días, cuando cambia tu propio estado de ánimo, esa misma situación puede tener un color totalmente distinto. Por tanto, descansa, confía y cuida de ti. Piensa que esos pensamientos que te hacen sufrir son como un ruido molesto que con ayuda podrás acallar, porque una crisis suicida es pasajera.
  5. Después de haber sufrido un intento de suicidio es útil tener una lista de personas de confianza a las que poder llamar en el momento en el que te sientes desbordado por ideas negativas. Es suficiente con tener una persona a la que llamar y con la que puedas desahogarte.  En ocasiones, las personas silencian sus pensamientos para no volver a preocupar a los familiares más cercanos. Sin embargo, el tiempo no soluciona nada por sí mismo. No debes reprimir una idea o pensamiento pensando que por el hecho de hacerlo desaparecerá, ya que aquello que se reprime tiende a brotar con más fuerza.
    En realidad, el tiempo es un aliado cuando escuchas las ideas negativas como una señal de alarma que impulsa a pedir ayuda cuanto antes. Si te sientes desbordado por el malestar de ideas negativas que te recuerdan el capítulo que has vivido anteriormente, es aconsejable que hables con alguien cercano, llames al médico o te presentes personalmente en la consulta.
  6. Actividad física y rutina. Sal a caminar todos los días, preferiblemente en compañía. También puedes practicar deporte porque el ejercicio físico es muy sano a nivel físico y mental. Ten unos horarios de descanso, comidas y ocio regulares.
  7. No estás solo aunque te sientas así. Bajo la influencia del pensamiento negativo, nuestras impresiones no coinciden con cómo son las cosas en realidad. Un primer paso para frenar la fuerza de los pensamientos negativos es poner en cuestión estas ideas y no tomarlas como una verdad absoluta. Analiza la causa que genera de una forma repetida esos pensamientos negativos para poder tener un mayor control sobre la situación.
  8. Ten un confidente con quien hablar con total libertad y transparencia de tus ideas y tus pensamientos. Si no quieres o puedes hacerlo con un amigo o familiar, existen entidades de ayuda inmediata como el Teléfono de la Esperanza porque este teléfono con un nombre tan positivo, nunca comunica. El personal del Teléfono de la Esperanza está formado por voluntarios que superan un largo proceso de formación antes de poder ofrecer apoyo. Cualquier persona que lo necesite puede llamar para hablar, ya que una de las necesidades más importantes de una persona que está sufriendo es ser escuchado de verdad.
  9. Refuerza en tu agenda el espacio para practicar aficiones. Potencia los planes con las personas con las que te sientes bien y reduce el trato con compañías negativas. Evita el consumo de alcohol en los planes sociales y en casa.  
  10. Vive el día a día, para ello, haz planes a corto plazo y no a largo plazo. Deja aquello que te suponga un gran esfuerzo para cuando te sientas más fuerte.
  11. Apóyate en tus seres queridos como un bastón que te ayuda a caminar con más fuerza. Evita el sentimiento de culpa y quiérete a ti mismo. Date la oportunidad de volver a comenzar.

Teléfono de la Esperanza para la prevención del suicidio: 717 003 717

Actualizado: 13 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los pacientes con disfunción eréctil padece obesidad
'Fuente: 'Boston Medical Group''

PUBLICIDAD