PUBLICIDAD

Mente y emociones
Comunicación no verbal
A veces sobran las palabras. Un gesto o una mirada bastan para hacernos entender sin mover los labios. La razón no es otra que nuestro cuerpo también habla. Conoce las claves de la comunicación no verbal.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Cuida tu comunicación no verbal

Las expresiones, gestos y reacciones de nuestro cuerpo a determinados estímulos no son fáciles de controlar. De hecho, no somos conscientes de la multitud de signos no verbales que realizamos a diario. Por ello, no tiene sentido pasarnos el día entero intentando controlar nuestra comunicación no verbal con el objetivo de que los demás piensen de nosotros algo que no es real. De hecho, aunque adoptemos una expresión, por ejemplo, alegre, habrá otros muchos indicios -como la tristeza reflejada en la mirada- que dirán lo contrario. Sin duda, es más fácil mentir con las palabras que con el cuerpo.

No obstante, existen determinadas situaciones que requieren una mayor predisposición de las personas a trasladar mensajes positivos. Un ejemplo es una entrevista de trabajo, donde lo normal es que intentes transmitir interés, atención y respeto hacia el profesional que te podría contratar.

Ejemplos de comunicación no verbal y su significado

A continuación, te proponemos algunos ejemplos de comunicación no verbal con sus posibles significados. Sin embargo, no olvides que cualquiera de ellos debe interpretarse en su contexto, y que no deben observarse de manera aislada sino en conjunto.

  • Emplear un tono de voz ascendente denota inseguridad, mientras que si hablamos en voz alta transmitimos autoridad.

  • Mostrar las palmas de las manos cuando conversamos significa sinceridad, honestidad y franqueza. Por otro lado, juntar las manos con los dedos entrelazados es un gesto de frustración o actitud hostil hacia la otra persona.

  • Mirar repetidamente a los objetos con rapidez denota inseguridad. Mirar a los ojos de nuestro interlocutor demuestra interés, aunque si es durante un tiempo excesivo puede ser incómodo.

  • Tocarse la nariz o cubrirse la boca ligeramente mientras hablamos induce a pensar que estamos mintiendo.

  • Rascarse debajo del lóbulo de la oreja repetidas veces con el dedo índice de la mano derecha indica incertidumbre, dudas o desacuerdo.

  • Cruzar los brazos es un síntoma negativo que se asocia a la defensa y la inseguridad frente a los demás. Mientras que cruzar los tobillos cuando estamos sentados representa nerviosismo o temor.

Actualizado: 8 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD