PUBLICIDAD

Mente y emociones
Alexitimia
Amor, odio, miedo… ¿Te imaginas cómo sería no saber identificar ni expresar tus propias emociones? Es lo que les ocurre a las personas que sufren alexitimia. Conoce sus causas y consecuencias.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Prevención de la alexitimia desde la infancia

Prevención de la alexitimia desde la infancia

Enseñar a nuestros hijos a expresar sus emociones es una manera de prevenir la alexitimia.

La expresión y regulación de las emociones forma parte de un proceso de aprendizaje que tiene lugar a lo largo del desarrollo evolutivo del niño. Ayudar a los hijos a aprender a identificar sus emociones y las ajenas es una tarea fundamental que pueden realizar los padres para prevenir los casos de alexitimia secundaria. Para ello es importante permitir al niño la expresión de sus emociones para que posteriormente le enseñemos a regularlas. Para conseguirlo, el estilo comunicativo entre el pequeño y los papás debe ser directo, manifestando en todo momento el respeto hacia los estados emocionales del crío, combinado con unas pautas educativas claras que le ayuden a gestionarlo.

Para potenciar la educación emocional en los niños, los padres pueden ayudarse de materiales ya elaborados en los que en formato de juego les enseñan a expresar y regular diferentes emociones. Ejemplo de los mismos son ‘El Bingo de las Emociones’ o ‘Animales rabiosos’, de la Editorial TEA. También los cuentos y las metáforas son excelentes herramientas que ayudan a los más pequeños a entender sus sentimientos de mano de la fantasía.

También debemos tener en cuenta que los padres son los principales modelos de afecto para los hijos. No podemos pretender que un niño exprese sus emociones si nosotros mismos no lo hacemos. Los padres que esconden sus emociones enseñan a su hijos a reprimirlas. Por ello, es adecuado que en el ambiente familiar haya una expresión de afecto abierta y adecuada.

Actualizado: 8 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD