PUBLICIDAD

Mente y emociones
Cómo cuidar a una persona con depresión
La familia juega un papel vital tanto en el diagnóstico temprano como en el tratamiento de las personas con depresión. Conoce las claves sobre cómo ayudarles, y cómo evitar caer en el síndrome del cuidador.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

El síndrome del cuidador: consejos para prevenirlo

Uno de los fenómenos más comunes que se producen entre los cuidadores de personas enfermas o con depresión, sobre todo cuando estos son familiares, es lo que se conoce como síndrome del cuidador, que consiste en un agotamiento intenso, mostrando una sintomatología múltiple que afecta a sus capacidades físicas, psicológicas y de relación social.

Este agotamiento se produce por la tarea de cuidar casi en exclusiva del paciente, en el que se vuelca el familiar desatendiendo tanto su vida social como personal, movido principalmente por sentimientos de culpa o de responsabilidad que le llevan a sentirse mal cual no está atendiendo al paciente, lo que puede desencadenar en la aparición de fatiga, irritabilidad, dolores articulares y aislamiento social entre otros.

Por todo lo descrito es importante prevenir la aparición de éste síndrome, ya que va a ir en perjuicio de la calidad de la atención y del cuidado que se ofrece al paciente; a parte de que el familiar ve mermada su salud pudiéndose convertir a su vez en un paciente que requiere de cuidados y atenciones como las que hasta ese momento proporcionaba.

Consejos para el cuidador de un paciente con depresión

Para prevenir la aparición del síndrome del cuidador se han de seguir una serie de recomendaciones que le harán al familiar más llevadera la tarea del cuidado de un paciente con depresión mayor:

  • Lleva tu vida social lo más normal posible, manteniendo tus salidas a comprar o quedando con tus amigos, eso te ayudará a liberar mucha tensión emocional.
  • Realiza algo de ejercicio aunque sea suave y al aire libre, tal y como caminar un poco rápido, lo que ayudará a tu circulación y a mantener tu mente despejada.
  • Aprende a delegar en otros, parte de la tarea del cuidado del paciente con depresión, lo que hará más llevadero el proceso para ambos.
  • Infórmate bien de en qué consiste la enfermedad y cómo son los pasos para superarla, de forma que puedas comprobar cómo va recuperándose poco a poco el paciente según lo esperable.
  • Solicita ayuda profesional si la precisas para superar los sentimientos negativos que puedan ir surgiendo, así como para recibir el apoyo necesario para sobrellevarlo.

Actualizado: 15 de Septiembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD