PUBLICIDAD

Mente y emociones
Miedo al compromiso
A veces el tren del amor solo pasa una vez, y tener miedo al compromiso puede hacer que lo pierdas para siempre. Conoce las claves para vencerlo y evitar que acabe con una relación de pareja que funciona.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Consejos para combatir el miedo al compromiso

Un joven le explica a su pareja cómo se siente

Tu pareja no es adivina ni debe jugar a serlo. Si no estás bien, debes hablarlo con ella e intentar buscar la solución.

Einstein decía ‘si no quieres obtener los mismos resultados, no hagas siempre lo mismo’. ¿Te has planteado que existe otra manera de eliminar tu miedo al compromiso sin necesidad de acabar con una relación que te hace feliz? Estos consejos te ayudarán a conseguirlo:

  • Si necesitas ir a tu propio ritmo, házselo saber: en una relación los ritmos de cada miembro de la pareja no tienen por qué coincidir. Si no aún no estás decidido a dar un paso determinado es preferible que lo comuniques, en lugar de callarte y dar rienda suelta al malestar e inconformidad.
  • Comunícate con tu pareja: tu pareja no es adivina ni debe jugar a serlo. Si no estás bien, ella debe saberlo para poder hacer algún cambio si éste fuera posible y necesario. No se trata de que constantemente comuniques cosas mínimas que te hagan sentir mal, pero sí debes hacerlo con las importantes.
  • asertivo: cuando hables de tus sentimientos: hazlo en primera persona para de esta manera no herir los sentimientos del otro. Por ejemplo, en lugar de decir ‘esta relación no funciona’, puedes decir ‘no me siento bien en nuestra relación’, ‘creo que las cosas no van bien’…
  • Asocia tus preocupaciones a tu malestar en lugar de a tu relación: es importante que asocies tus emociones a los pensamientos que las provocan, y no a las situaciones. Es diferente darse cuenta de que ‘estoy mal porque temo que…’, a pensar que estás mal a causa de tu relación.
  • Para liberarte de la angustia haz tres columnas; en la primera anota aquello que tienes miedo que suceda, en la siguiente lo que realmente ha sucedido de aquello que temes, y en la tercera qué cosas buenas tienes en tu relación. Reflexiona ahora con las tres columnas frente a ti.
  • Antes de romper la relación visualízate sin esa persona, o busca alternativas a tu ruptura; de lo contrario, la impulsividad puede causarte una mala pasada. Debes ver la ruptura como la última alternativa, y no como la primera o única.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD