PUBLICIDAD

Mente y emociones
Cómo afrontar la pérdida de un bebé
El duelo por la pérdida de un bebé es más complejo en tanto que, por ley de vida, los hijos sobreviven a los padres. Para afrontarlo es importante expresar el dolor, mantener la motivación y buscar ayuda profesional.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Pérdida de un bebé: cómo afrontar el proceso de duelo

En primer lugar, dando tiempo al tiempo. Como explica Tomás de Aquino, el paso de los meses mitiga todo sufrimiento y, al principio, el dolor se siente más. Tanto, que durante los primeros días tras la pérdida del bebé el dolor puede ser tan grande que te impida levantarte de la cama.

A nivel físico también es positivo descansar más en un momento de tristeza, tener una buena alimentación, estar en contacto con la naturaleza, respirar aire puro, buscar el silencio, disfrutar de un baño relajante…

A pesar del dolor, la vida sigue. Por ello, para poder afrontar el proceso de duelo tras la pérdida de un bebé, lo adecuado es seguir con las ocupaciones diarias, y encontrar una motivación en el día a día. Por ejemplo, apoyarte en el trabajo puede ayudarte a la hora de salir adelante. Intenta concentrarte al cien por cien, incluso en las ocupaciones menos gratificantes, como planchar o poner la lavadora. Es bueno tener la mente ocupada en algo que requiere una atención inmediata para no estar pensando todo el tiempo en un hecho que causa dolor.

A nivel emocional, existe un ejercicio que puede ayudarte. Escribe una carta dirigida a tu bebé. Se trata de expresar en la intimidad tus sentimientos; puedes hablarle con libertad, decirle todo lo que quieras… Y después, guarda la carta en un lugar que a ti te dé tranquilidad. Podrás volver a leerla siempre que lo necesites.

Intenta darle un sentido concreto a tu propio dolor. Este es el consejo práctico de la Logoterapia creada por Victor Frankl. En la medida en que otorgas un significado a un sentimiento, también te sientes mejor porque tienes esperanza. Para todas aquellas personas que han perdido un hijo puede ser de gran ayuda la lectura de un libro, ‘Volver a vivir’, escrito por Mercé Castro. Por otro lado, también puedes crear un blog personal, a partir de tu propia experiencia, para ayudar a todos aquellos que han perdido a un hijo. El esfuerzo de regalar esperanza a los demás, también te la da a ti.

A lo largo de los nueve meses de embarazo, la mayoría de las parejas compra todo lo necesario para dar la bienvenida al bebé: cuna, moisés, biberones, ropa… En ese caso, piensa qué quieres hacer con todo lo que has comprado. Si crees que te va a traer muy malos recuerdos, puedes donarlo a una asociación o regalarlo a una amiga que acabe de tener un hijo. Pero, por supuesto, también puedes guardar todo en el trastero para cuando puedas utilizarlo en un futuro. Lo que no se debe hacer es dejar la habitación del bebé amueblada como si fuese un santuario porque entonces los padres quedan estancados en el pasado.

En un momento así, debes respetar más que nunca tu propio espacio; por ello, cuando necesites estar solo, puedes ir a tu habitación y decirle claramente a tu pareja, que no te interrumpa ni te pase llamadas. Apaga también tu teléfono móvil. En una situación de estas características, piensa que tu vida no se reduce a ese hecho concreto y haz un esfuerzo por recordar todos los buenos momentos que has vivido, las personas que has conocido, cultiva el optimismo… Para ello, te recomiendo el libro ‘El arte de no amargarse la vida’, de Rafael Santandreu.

Cómo contar la noticia a los hermanos

Cuando una pareja pierde un bebé, los niños pequeños también notan la tristeza. ¿Cómo hablar de la muerte a un niño? Dale información siempre en base a su edad. No le satures de datos, dale pocos detalles, busca un buen momento para hablar con él, y utiliza metáforas para explicarle cómo se despide un ser humano de este mundo.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD